"Extraño tu voz, tu risa, tu pelo finito" ¡Tierno mensaje de la hija de Mario Mazzone!

¡A 13 años de su muerte, la joven recordó al periodista de TN!

“Ando entre rastrojos de difuntos, sin calor de nadie y sin consuelo”, escribió Miguel Hernández en un poema escrito a la memoria de su amigo Ramón Sijé, muerto de forma imprevista y, todos los que han sufrido la perdida de un ser querido (incluyendo figuras como Jorge Rial, Luis Novaresio, Vero Lozano o Luis Ventura) cuentan lo tremendo de este golpe. Ahora es la hija de Mario Mazzone, el imborrable periodista de Canal 13, quien recordó a su padre con un largo y emocionante texto que subió a su cuenta de Instagram contando lo mucho que le falta.

Tan cerca y tan lejos

La joven comenzó escribiendo: “Aunque hace 13 años hayas cambiado de plano, por acá te extraño siempre •. Extraño escuchar tu voz, tu risa, tu pelo finito y suave, tus perfumes siempre ricos, tu humor ácido, tus pasos torpes que hacían retumbar el piso, tus Nesquick feos, tus galletitas con olor a humedad, tu freezer de adolescente con Sibarita y Chomp, subir a tu auto y que nunca se le vaya el olor a nuevo, estar sentada al lado tuyo mientras manejes y que cantemos lo que sea que suene” (sic).

View this post on Instagram

• Aunque hace 13 años hayas cambiado de plano, por acá te extraño siempre • . . . . Extraño escuchar tu voz, tu risa, tu pelo finito y suave, tus perfumes siempre ricos, tu humor ácido, tus pasos torpes que hacían retumbar el piso, tus Nesquick feos, tus galletitas con olor a humedad, tu freezer de adolescente con Sibarita y Chomp, subir a tu auto y que nunca se le vaya el olor a nuevo, estar sentada al lado tuyo mientras manejes y que cantemos lo que sea que suene. Ir al canal el viernes a la noche, esperar que hagas el noticiero estando fuera de plano, salir y pasar por Blockbuster a buscar películas. Extraño cuando era chiquita y mientras manejabas te hacía preguntas sin parar, de cualquier cosa, hasta que te cansabas y me decías “no tengo respuestas para todas preguntas”. . Extraño ver tu pasión por el trabajo, por el golf y tu locura desmedida por River. . Extraño que llegues tarde y pongas alguna excusa (malísima) para justificarte y que además tengas cara de dormido. . Extraño que me pidas que te acompañe a buscar trajes porque se te vencían los canjes y había que usarlos. . Extraño viajar con vos, la ruta con vos, Quequén con vos. Ahora ya hago mates ricos, aprendí. A jugar al truco todavía no, me enseñan, pero me vuelvo a olvidar. Pero sigo siendo muy buena en la Generala y el Chinchón. . Extraño que me hagas pasar vergüenza en el cine gritandole a la pantalla con el único objetivo de que yo me quiera enterrar en el piso. . Extraño tus cosquillas que me hacían reir, tener cara de nervios y llorar un poco por pasarla realmente mal. . Extraño mirar tele con vos. ¿Ahora miraríamos series juntos? ¿Qué serie te gustaría? Calculo que Peaky Blinders. . Extraño cosas que ni siquiera llegamos a vivir, pienso en cómo sería trabajar en televisión siendo contemporáneos, seguro chocaríamos en varios temas, muchos. Imagino seguido charlas nuestras con posibles respuestas, opiniones y consejos tuyos. Las imagino, y sonrío. . Te extraño, mucho y siempre. | 💫🎈

A post shared by Luli Mazzone (@lulimazzone) on

Y luego agregó: “Ir al canal el viernes a la noche, esperar que hagas el noticiero estando fuera de plano, salir y pasar por Blockbuster a buscar películas. Extraño cuando era chiquita y mientras manejabas te hacía preguntas sin parar, de cualquier cosa, hasta que te cansabas y me decías no tengo respuestas para todas preguntas. Ver tu pasión por el trabajo, por el golf y tu locura desmedida por River. Que llegues tarde y pongas alguna excusa (malísima) para justificarte y que además tengas cara de dormido” (sic).

Pero eso no fue todo: “Extraño que me pidas que te acompañe a buscar trajes porque se te vencían los canjes y había que usarlos. Extraño viajar con vos, la ruta con vos, Quequén con vos. Ahora ya hago mates ricos, aprendí. A jugar al truco todavía no, me enseñan, pero me vuelvo a olvidar. Pero sigo siendo muy buena en la Generala y el Chinchón. Extraño que me hagas pasar vergüenza en el cine gritandole a la pantalla con el único objetivo de que yo me quiera enterrar en el piso” (sic).

La joven reconoció: “Extraño tus cosquillas que me hacían reir, tener cara de nervios y llorar un poco por pasarla realmente mal. Extraño mirar tele con vos. ¿Ahora miraríamos series juntos? ¿Qué serie te gustaría? Calculo que Peaky Blinders. Extraño cosas que ni siquiera llegamos a vivir, pienso en cómo sería trabajar en televisión siendo contemporáneos, seguro chocaríamos en varios temas, muchos. Imagino seguido charlas nuestras con posibles respuestas, opiniones y consejos tuyos. Las imagino, y sonrío. Te extraño, mucho y siempre” (sic).

Compartir en: