Jorge Rial: "¡Tendría que estar llorando y estar pidiendo disculpas!"

El conductor hizo una declaración que dejó a todos mudos. ¡Mirá!

Hay conductores que no tienen inconvenientes en decir siempre lo que piensan, caiga quien caiga, y en esa categoría, sin lugar a dudas, pueden ponerse a referentes del medio como Jorge Lanata, Eduardo Feinmann, Baby Etchecopar o Rodolfo Barili; sin embargo, esta vez quien se caracterizó por su frontalidad a toda prueba fue, ni más ni menos, que Jorge Rial en Intrusos, demostrando que no tiene miedo a decir lo que piensa, caiga quien caiga, sin filtros de ninguna clase.

Todo comenzó con la visita de Paola Fuentes, la ex empleada del doctor Mühlberger que está con prisión domiciliaria. La mujer visitó el piso de “Intrusos” y contó el caso de una paciente de la clínica que estuvo “sin pulso por unos segundos”. “No es famosa pero sí tenía cuadros, no me acuerdo el apellido. Era obesa, se hizo una lipoláser. Después de que pasaron horas, la operó el doctor, se la llevó a quelación, que era el lugar donde se les ponía el suero, sin desayunar, sin almorzar”, arrancó diciendo.

Y luego agregó: “Paso por quelación, hay todo vidrio por eso se puede ver, la miro y veo que la señora estaba pálida, blanca. Se desmaya, estaba en un sillón. Yo subo corriendo al consultorio del doctor y le digo que la paciente se desmayó. Y me dijo que baje yo, le dijo a una de las instrumentistas, que era la mano derecha. Bajó ella y él se quedó ahí en su consultorio. La fuimos a ver y estaba Leonor Benedetto, al lado de la paciente, y ella vio todo lo que pasó. No pudo controlar los esfínteres”.

Angustiada y entre lágrimas, la mujer contó: “¡No le podíamos tomar el pulso! Viene el doctor, me tironeo del brazo y me dice: ‘Hacé algo’. Y yo le digo: ‘Usted es el doctor, ¿qué voy a hacer yo?. Ese día llegué muy mal a mi casa. Porque en ese momento la vi a la persona y le mio mucha lástima”. Rial intervino con dureza en ese momento: “¡No sos culpable de nada! ¡Está teniendo la angustia que tendría que tener el doctor Mühlberger! ¡Tendría que estar llorando y estar pidiendo disculpas! Lo mínimo Mühlberger”.

Conteniendo a su invitada, el conductor agregó: “¡Ella llora como si fuera victimaria y es una víctima! Se interesa por las famosas. Leonor Benedetto es otra víctima y estaba ahí de casualidad. No le importaba la salud de la víctima, que era lo primero que había que hacer”. Tras recomponerse, la entrevistada agregó: “No le importaba los pacientes, eran un número para él. Yo me quedé con ella. Y estaba con una compañera, y quedamos muy mal nosotras”.

Y como si fuera poco, señaló cuál fue la reacción del doctor Mühlberger: “Yo la lavé, la cambié y la cuidé hasta que la reanimaran. Después limpié todo con lavandina. Y el doctor estaba enojada porque me quedé con ella y dejé de hacer las cosas que tenía que hacer (del trabajo)”.

Compartir en: