Laurita Fernández reveló por qué no hay vuelta atrás con Nicolás Cabré

La bailarina se sinceró como nunca sobre su escandalosa separación.

Como nunca antes. Así habló Laurita Fernández al dar todos los detalles de su escandalosa separación con Nicolás Cabré. “Me separé y me pegó como la angustia. No fue angustia oral, me pegó como la angustia que se me cerró el estómago. Pasé por un proceso y sigo pasando por esta situación, que al principio era el masoquismo a full de ponerme a ver fotos y videos y cosas. Pero también me permití y entendí que necesitaba pasar por eso, hasta que yo misma dije que ‘ya está, hasta acá'”, confesó.

Al hablar con Agustina Casanova para el Instagram de Telefe Noticias, la periodista le consultó si había chances de una reconciliación. Y allí la actriz fue contundente: “No, porque creo que eso tiene que ser mutuo. Entonces, cuando del otro lado ya no existe ese interés o esas ganas no hay como mucho más que hacer. Es así. Y es respetable, ¿qué se yo? Por más doloroso que sea es de a dos. Si no están las dos partes como para por lo mismo, no tiene sentido”.

“También es un momento muy complicado para tomar decisiones. Pero así y todo uno siente, las toma, habla y piensa. Y yo hoy creo que no hay vuelta atrás por esto, porque no creo que sea mutuo. No es mutuo ni las ganas ni el interés. Entonces, no da remar, esperar o pelear algo solo. Lo mejor es seguir con tu vida y ya”, concluyó la conductora que dentro de poco volverá a brillar en el “Bailando” de Marcelo Tinelli.

Asimismo, la excampeona de “ShowMatch” dio más detalles anteriormente sobre el final de su relación con el actor. “Una noche lo hablamos de manera virtual, como se puede, y tomamos esa decisión. Por eso también dijimos de esperar a que todo esto de la cuarentena y la pandemia pase. Obviamente, lo hablaremos en persona y veremos cómo está cada uno para saber si tenemos ganas de seguir acompañándonos en este camino”.

“Vamos a esperar que todo esto pase y hablar en persona para ver si tenemos ganas de seguir acompañándonos. Es como un sube y baja de emociones constantes. Quizás tenga que ver con la personalidad de cada uno, no sé. Cuando deja de coincidir lo que a uno le hace bien, lo mejor es tomar distancia. Cuando uno no se siente del todo cómodo es mejor acomodar los tantos y ver si en un futuro volvemos a reencontrarnos o si cada uno sigue por su lado”, había dicho ni bien finalizó el vínculo.

Compartir en: