"¡Ser despreciable! ¡Basura!": Guillermina Valdés se despachó en sus redes sociales

La rubia no se guardó nada y sorprendió a sus seguidores.

Modelo y empresaria, Guillermina Valdés ha sabido muy bien cómo destacarse en cada proyecto que lleva adelante. Con un carisma realmente único, conquista al público con cada una de sus apariciones. En estos tiempos 2.0 que corren, y como lo hace la mayoría de los famosos, hoy la pareja de Marcelo Tinelli tiene un altísimo perfil en las redes sociales, donde busca compartir todo con sus seguidores.

Sin embargo, lejos de la alegría habitual que muestra en su cuenta de Instagram, la rubia se mostró realmente indignada con una noticia que estuvo presente en todos los medios del mundo. Se trata del hecho que conmueve a los Estados Unidos , y que generó decenas de protestas y enfrentamientos de la sociedad con la policía debido a la muerte de George Floyd, un afroestadounidense.

El hombre de 46 años de edad, que se encontraba desarmado y esposado, quedó inconsciente luego de sufrir la presión de la rodilla de un policía que lo había detenido. Por lo que trascendió, Floyd, intentaba pagar en un comercio con un billete falso de 20 dólares, motivo por el cual fue interceptado. Él mismo se encargó de decir a los gritos que no podía respirar, rogando por su vida.

Sin embargo, nadie atendió a sus súplicas y murió en el piso unos minutos después. Al escuchar todo esto, la esposa del conductor del Bailando por un Sueño, Guillermina Valdés, no ocultó su bronca y se despachó sin filtro en las historias de su cuenta de Instagram. “¡Ser despreciable! ¡Basura! Condena ya”, lanzó la empresaria pidiendo que se tomen medidas drásticas por la situación que se vivió.

No es la primera vez que la modelo se involucra en este tipo de temas, ya que siempre se ha mostrado muy empática en sus redes sociales y en sus declaraciones con la prensa. Y este, en especial, es un tema que ha trascendido las fronteras y que ha llevado a un montón de personas a volcarse en las redes sociales, pidiendo justicia por el hombre que finalmente murió.

Compartir en: