Así es Baikal, el ojo azul de Siberia

Es el lago más profundo del mundo. Es un caso de estudio. Es "El Baikal".
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/01/asi-es-baikal-el-ojo-azul-de-siberia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-01T06:49:35-03:00">mayo 1, 2019</time></a>

El planeta encierra muchos secretos y curiosidades que seguramente no terminemos de conocer en vida. Por eso, en Rusia, se encuentra un rincón natural preciso de conocer por sus impactantes características: hablamos de El Baikal, un verdadero orgullo de Rusia. ¿Por qué? Porque es el ojo azul de Siberia y el lago más profundo del mundo conocido hasta el momento con las reservas más grandes de agua dulce.

El origen del nombre Baikal aún no tiene una confirmación oficial aunque la versión más popular indica que la palabra proviene de las lenguas túrquicas y está compuesta de dos partes: ‘bai’ que significa ‘rico’ y ‘kul’ que quiere decir ‘lago’. Incluso, hasta los chinos le pusieron su propio nombre como “Mar del Norte” por su impactante dimensión. Por caso, además, el pueblo siberiano “Evenki” lo denominaba “lamu” o “mar”.

Para los científicos, se trata de un lago de origen tectónico con una edad de entre 25 y 35 millones de años, y distinto al resto de sus pares porque es un cuerpo de agua único que no se apantana, aunque su principal estandarte es su profundidad media de 730 metros, con el punto más bajo ubicado a 1.637 metros. Su extensión es impresionante: ocupa la misma superficie de Bélgica, con 31.500 kilómetros cuadrados.

La leyenda

Según una de las leyendas locales, citadas por Sputnik, “el padre Baikal tenía 336 ríos-hijos y solo una hija, Angará. Todos desembocaban en él. Sin embargo, su hija se enamoró del río Yeniséi y empezó a robar las aguas de su padre para llevárselas a su novio. En respuesta, Baikal arrojó una roca gigante contra su hija y la maldijo. Esta roca, llamada Piedra Chamán, marca el lugar donde nace Angará”.

Su grandes datos

El lago contiene una cantidad enorme de agua con 23.615 kilómetros cúbicos. Para graficarlo aún mejor: tiene cerca de un quinto de las reservas mundiales de aguas superficiales, sin contar los hielos de la Antártida, Groenlandia y otros glaciares. Además, representa cuatro quintas partes de las reservas de agua dulce de Rusia. Para los expertos, si dividimos las aguas del Baikal entre todos los ciudadanos de Rusia, cada uno recibirá aproximadamente 2.773 vagones cisternas de agua con carga de 60 toneladas.

Además, el lago ruso contiene más agua que los cinco Grandes Lagos de América del Norte. Y en cuanto a su componente esencial, Baikal tiene es el más cristalino de todos, ya que la especie Epischura baikalensis, relacionada con langostinos, conforma hasta el 90% de la masa total del zooplancton del Baikal.

La preocupación

Sin embargo, de todos estos asombrosos datos, hay algo que preocupa y mucho: la situación ambiental, algo que fue motivo de alarma a lo largo de muchos años. El mayor peligro lo representaba la Fábrica de papel y celulosa del Baikal, creada en 1966 y cerrada a finales de septiembre de 2013. Gracias a ello, el estado ecológico empezó a mejorar, pero hasta el día de hoy algunos establecimientos siguen operando en las proximidades del Baikal con un cierto grado de contaminación.

Gran ecosistema

Baikal tiene un ecosistema con 2.635 especies diferentes de flora y fauna, y de esas, 1.800 organismos son únicos y no pueden encontrarse en otras partes del planeta. También habitan 236 especies de aves con 58 diferentes tipos de peces. El único mamífero que habita en la zona de Baikal es la nerpa, también conocida como Pusa sibirica.