Hay disturbios en la marcha de los “chalecos amarillos” por el Día del Trabajador

La marcha pacífica que se realiza todos los 1° de mayo esta vez contó con la presencia del grupo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/01/hay-disturbios-en-la-marcha-de-los-chalecos-amarillos-por-el-dia-del-trabajador/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-01T09:28:47-03:00">mayo 1, 2019</time></a>

Volvieron los reclamos de los ya conocidos “chalecos amarillos” en París, Francia. Esta vez, tiene que ver con la marcha que se realiza todos los años con motivo del Día del Trabajador, pero que en esta ocasión en particular, el grupo que se viene manifestando hace meses salió a las calles hoy y se enfrentó a la policía.

Estas tradicionales marchas del 1° de mayo en París, habitualmente pacíficas y dedicadas a las reivindicaciones salariales, se llevan a cabo bajo fuertes medidas de seguridad. Este año es particular ya que desde que comenzaron a manifestarse los llamados “chalecos amarillos”, las marchas toman otro tono y los incidentes aparecen.

En este contexto, más de 7.400 policías y gendarmes se desplegaron en parís, con motivo de la manifestación. Según el ministro del Interior, Christophe Castaner, se calcula que hay entre “1.000 a 2.000 activistas radicales”, pero desde las fuerzas de seguridad se estaban preparando con anterioridad para el día de hoy.

Así, en esta violenta manifestación, hasta el momento hay 90 personas detenidas y algunas afectadas por gases lacrimógenos. Entre los aprendidos hay tres españoles a los que se les ha incautado material inflamable, el cual ha sido utilizado por estos grupos de reclamos a lo largo de las diversas marchas.

De esta forma, desde el gobierno de Emmanuel Macron le siguen dando batalla a estos grupos y llamaron a que la respuesta a los militantes anticapitalistas y antifascistas vestidos de negro y con la cara cubierta, a los que se lo llamó “black blocs” sea “extremadamente firme”. Asimismo, esta no es la primera vez que ocurren disturbios en la marcha del Día del Trabajador, ya que el año pasado, 1.200 militantes radicales vandalizaron comercios e incendiaron vehículos.

“No se tiene que dramatizar, es una cuestión de vigilancia. Mañana hay un riesgo”, señaló Castaner ayer en una rueda de prensa. En este contexto, a lo largo de los meses, el movimiento de los “chalecos amarillos” fue perdiendo fuerza, al tiempo que se ha ido radicalizando, con altercados violentos además de las ya conocidas manifestaciones de todos los sábados.

En este contexto, las manifestaciones están en toda Francia, pero se centran en la capital, donde ya en otras ocasiones se visibilizaron destrozos en relación con las protestas. En este sentido, el movimiento que se conformó para reclamar contra las medidas y los aumentos en el gobierno de Macron, ahora también se hace presente en la marcha del 1° de mayo.