El viaje del Papa a Bulgaria y Macedonia para fomentar el diálogo con los ortodoxos

El domingo próximo, el papa Francisco protagonizará su cuarto viaje del 2019 para ir a visitar a Bulgaria y Macedonia, países que integran el bloque comunista, para confirmar de forma contundente su voluntad de diálogo con los ortodoxos y también mostrar su cercanía a la minoría católica del resto del mundo.

Luego de sus recientes viajes a Panamá en enero, a Emiratos Árabes Unidos en febrero y a Marruecos en marzo, el Sumo Pontífice se presentará en estos dos países de Europa, del 5 al 7 de mayo, en el año de su papado con más viajes internacionales. Aunque su esperada visita a la Argentina todavía sigue siendo incierta.

En Bulgaria, el Obispo de Roma visitará la capital Sofía, la ciudad del fallecido Christian Rakovski, que tiene el mayor número de católicos de este Estado europeo, ya que la mayoría es ortodoxa. Y es que casi 44 mil búlgaros se confiesan católicos, gran parte de ellos de rito bizantino, sobre una población de un total de 7 millones de habitantes.

Mientras que en Macedonia del Norte, la antigua república yugoslava, con 2,1 millones de habitantes y 20 mil católicos, Francisco solo visitará la capital Skopie, la ciudad natal de la madre Teresa de Calcuta (canonizada en septiembre del 2016). Más allá de ir a “las periferias” del mundo católico, el Santo Padre busca tender puentes con la Iglesia ortodoxa, uno de los objetivos máximos de su pontificado.

Se trata de un deseo complicado luego de que la Iglesia ortodoxa búlgara vetara la participación de sacerdotes ortodoxos en “la oración por la paz” organizada por el Sumo Pontífice para el próximo lunes en una plaza de Sofía. Sin embargo, el Vaticano tuvo que modificar esta iniciativa por una “reunión” por la paz.

Tampoco quisieron participar el domingo en el servicio religioso, oraciones o liturgias conjuntas con el Obispo de Roma durante su paso por la catedral patriarcal de San Alejandro Nevski. La Iglesia búlgara detalló que ofrece su completa hospitalidad al Papa, pero que sus normas prohíben cualquier tipo de ceremonia ecuménica.

La institución no será parte tampoco en la comisión oficial de diálogo teológico con los católicos romanos. Acostumbrada a 45 años de ateísmo oficial bajo el comunismo, la Iglesia búlgara empieza a emerger, aunque algunos prelados aún ven a los católicos como peligrosos proselitistas. Ahora habrá que ver cuánto puede cambiar la visita de Francisco.

<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/04/el-viaje-del-papa-a-bulgaria-y-macedonia-para-fomentar-el-dialogo-con-los-ortodoxos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-04T03:10:20-03:00">mayo 4, 2019</time></a>