El primer “paro” de los choferes de Uber en todo el mundo

Un apagón contra la app se llevó a cabo en varios países.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/09/el-primer-paro-de-los-choferes-de-uber-en-todo-el-mundo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-05-09T14:05:30-03:00">mayo 9, 2019</time></a>

El mundo cambia y lo hace rápidamente, porque además de que la tecnología dio lugar a un nuevo paradigma, las relaciones laborales también. Porque caso contrario sería difícil explicar que un grupo de trabajadores decidió hacer una medida de fuerza que constó de… apagar un teléfono. Se trata del “apagón mundial” que hicieron los choferes de Uber.

Al menos un centenar de conductores de las aplicaciones de alquiler de vehículos con chofer se concentraron en Nueva York para protestar por las bajas remuneraciones, medida que se replicó en varias urbes del mundo, no sólo para protestar contra Uber -que acaba de hacer el desembarco en la Bolsa- sino contra aplicaciones similares también.

Sin embargo, en la Argentina esta protesta no se llevó a cabo. En el país del norte, en Queens, muy próximo a la sede de Uber, los primeros choferes se unieron para apagar el teléfono. Acto seguido, la huelga de conductores se agrupó en Nueva York, con al menos 10.000 conductores plegados al apagón.

El mensaje que más se repetía entre las distintas ciudades fueron los carteles con inscripciones contra las aplicaciones de VTC (Vehículos de transporte con conductor) en donde exigían”Trabajo duro = Pago justo” y “Solidaridad”. César Guerrero, uno de los conductores Uber en protesta, aseguró que “durante demasiado tiempo, esta industria ha obtenido muchos beneficios con el esfuerzo de los conductores. No creo que los chóferes obtengan una parte justa de los beneficios obtenidos por Uber, Lyft y otras aplicaciones”.

Al mismo tiempo que en Nueva York, también hubo reclamos en Los Ángeles, San Francisco, Washington, Filadelfia y Boston. Incluso, el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, mostró su respaldo al movimiento al tuitear su “solidaridad” ante las condiciones laborales. Ahora, ¿qué piden en concreto los conductores?

Piden poner fin a las “desactivaciones arbitrarias” y una mejor división de ingresos entre los conductores y las plataformas, que suele ser bastante desigual. En un comunicado, Uber informó que “los conductores están en el centro de nuestro servicio, no podemos tener éxito sin ellos, y miles de personas entran a trabajar en Uber todos los días enfocados en cómo mejorar su experiencia, dentro y fuera de las calles”.

¿Y las ganancias de Uber?

Uber es una de esas empresas que han logrado, con su negocio disruptivo, explotar y estar literalmente en todos lados. En sólo una década logró estar presente en más de 700 ciudades, en las que cuenta con 91 millones de usuarios, y aún tiene más planes de crecimiento a lo largo y ancho del globo. Sin embargo, pese a todo esto, la compañía estadounidense ya advirtió que es posible que «nunca logre rentabilidad».

Pero más allá de las previsiones que pueden o no ser cumplidas, el objetivo de la aplicación de transporte y conductores es alcanzar una valoración superior a los 100.000 millones dólares en su salida a bolsa, en Wall Street. Hoy, ostenta un valor de 20.000 millones de dólares por debajo a lo estimado por compañías como Morgan Stanley y Goldman Sachs, pero tiene un serio problema: la falta de rentabilidad y las dificultades de su gran rival, Lyft, que en las calles de Nueva York logró absorber gran parte del mercado.

Ahora, la salida a bolsa de Uber, esa que sin autos propios cambió para siempre la forma de moverse en todo el mundo, es una da las más esperadas de este año porque es un paso necesario para el futuro financiero de la empresa.