Polémica: en menos de una semana estos dos estados norteamericanos le dicen que no al aborto

En días pasados la gobernadora de Alabama firmó una ley que apunta a que las mujeres no puedan abortar bajo ningún término.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/17/polemica-en-menos-de-una-semana-estos-dos-estados-norteamericanos-le-dicen-que-no-al-aborto/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-17T18:51:56-03:00">mayo 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-17T18:53:56-03:00">mayo 17, 2019</time></a>

Estados Unidos se encuentran en una contienda determinante contra la interrupción del embarazo. El martes pasado, el Senado de Alabama aprobó lo que es considerada como la legislación más restrictiva en esta materia (prohíbe que una mujer pueda abortar en casi todos los casos), y ahora el estado de Missouri también acató esta medida.

En días pasados la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó esta ley que apunta a que las mujeres no puedan abortar bajo ningún término. Este viernes la Asamblea Legislativa de Missouri –ambos estados sureños-, también aprobó un proyecto que prohibirá los abortos desde el primer momento en que se detecta el latido de corazón del feto.

Los legisladores –en su mayoría republicana- le dieron el respaldo a este estatuto que rechazará todos los abortos de alrededor de ocho semanas de gestación. Con esta medida, ambos estados se unen a otros 16 que en este último año han aprobado políticas restrictivas contra el derecho de la mujer a interrumpir su embarazo.

“Esta legislación es un poderoso testamento de las firmes creencias de los residentes de Alabama de que cada vida es preciosa y es un regalo sagrado de Dios”, señaló el martes pasado en un comunicado oficial la gobernadora Ivey. De igual forma, reconoció que tardará unos meses en “entra en vigor”.

Los legisladores que apoyan la restricción del aborto en todos sus estados –salvo en los casos que corra peligro la vida de la madre-, aspiran a que el tema sea tratado por la Corte Suprema (actualmente con mayoría republicana) para que se anule la decisión de un histórico caso como el de “Roe vs Wade” de 1973, cuando se despenalizó el aborto inducido en el país.

El tema de la prohibición del aborto se produce previo a la campaña de reelección de Donald Trump en 2020. Los republicanos saben que podría ser el momento para ganar esta pelea en el marco legislativo. Es más, en el gobierno del actual mandatario han sido nombrados dos jueces conservadores, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, dejando a solo cuatro liberales en la Corte.

Desde este ente gubernamental, se ha reafirmado el derecho constitucional de una mujer en cuanto a decidir con respecto al aborto, pero las voces del actual poder podrían cambiar de parecer. Hasta el momento, las veces en que se han prohibido (las interrupciones del embarazo) los jueces las han pasado directo a los tribunales.