Conflicto en el golfo Pérsico: nuevo altercado agrava las relaciones entre estos dos países

Un proyectil cayó en la zona donde se encuentra la embajada estadounidense en Bagdad.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/19/conflicto-en-el-golfo-persico-nuevo-altercado-agrava-las-relaciones-entre-estos-dos-paises/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-19T17:53:45-03:00">mayo 19, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-19T18:04:05-03:00">mayo 19, 2019</time></a>

Las relaciones entre Estados Unidos e Irán han abierto otro capítulo. Este domingo un cohete tipo Katiusha cayó en Bagdad, cerca de la zona donde se encuentra la embajada norteamericana en este país. Según las autoridades iraquíes, el proyectil fue lanzado desde el lado este del país, específicamente desde Al Ghadir.

Según lo informado por las fuerzas de seguridad a la agencia de noticias EFE, el incidente no dejó ni heridos ni víctimas. La Zona Verde de la capital iraquí, donde cayó el cohete, es un área que agrupa edificios gubernamentales de Irak y zonas diplomáticas, como la de Estados Unidos en este caso. Vale recordar, que la semana pasada el personal no esencial estadounidense había sido retirado de Bagdad.

El ente encargado de comunicar lo sucedido fue el Ministerio de Defensa iraquí. Según lo constató la agencia EFE, el proyectil fue disparado desde Al Ghadir, una zona de mayoría chií: una etnia de origen islámico. La explosión retumbó a tal punto, que lugares del centro de la capital pudieron sentir el impacto.

La actual relación entre Estados Unidos e Irán se ha mantenido en la escena mediática, debido a que la Región Islámica ha determinado que renunciará a parte de su compromiso con el Acuerdo Nuclear de 2015. Aunque, este tipo de situaciones revela parte del conflicto, Donald Trump ha manifestado una cierta calma al respecto. No obstante, se ha mostrado disgustado por la información que se transmite al respecto.

“Los medios de comunicación falsos están perjudicando a nuestro país con su cobertura fraudulenta y altamente inexacta de Irán. Es una imagen muy difusa, de mala procedencia (inventada) y peligrosa. Al menos Irán no sabe qué pensar, ¡lo que a estas alturas puede ser muy bueno!”, señaló en días pasado en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, desde hace muy poco la embajada de Estados Unidos en Bagdad se encontraba abierta, sólo habían pasado cinco meses desde su reapertura en diciembre. En este marco de confusión y temor, la empresa petrolera de origen norteamericano, Exxon Mobil, también le pidió a su personal que se retirará del campo de crudo Al Qurna 1, en el estado Basora, al sur del Irak.

Otro país que exhortó a sus ciudadanos para que salgan de esta zona –tanto Irak como Irán– “inmediatamente” y “por su seguridad”, fue Baréin. La tensa calma en entre estos países, ha llevado a que el país norteamericano envié bombarderos y portaaviones a la zona, lo cual fue respondido como una amenaza por los socios de la Región Islámica como, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.