La economía de Brasil se contrajo en el primer trimestre de 2019

Bolsonaro se enfrenta a la presión de los mercados por las demoras en la reforma jubilatoria

La economía de Brasil se contrajo en el primer trimestre de 2019, un 0,2% respecto de los últimos tres meses de 2018, informó este jueves el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. Es el primer retroceso desde 2016. La caída en el Producto Interno Bruto (PIB) estuvo en línea con la estimación de expertos.

La economía creció un 0,5% respecto al mismo período del año pasado, lo que también estuvo en línea con las expectativas. El retroceso ocurrió en la producción agropecuaria e industrial. Pero el sector de servicios se mostró en alza. El gobierno de Jair Bolsonaro, que inició en enero pasado, decepciona porque Brasil no logra recuperar el crecimiento.

Al mandatario brasileño le demandan el proceso de reformas estructurales que fue rezagado por la crisis política ocasionada por los reiterados escándalos de corrupción. La economía creció 1,1% en 2018, y según los analistas del mercado, el PIB subirá 1,23% este año. El oficialismo corrigió su baja estimación de crecimiento que ahora ubica en 1,5%.

Y es que los asuntos de Bolsonaro y su cartera de finanzas no andan bien. Nuevos choques internos en el gabinete salieron a la luz el viernes pasado. El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, amenazó con renunciar al cargo. Su condición para mantenerse: aprobar una reforma jubilatoria profunda como la que envió el Gobierno al Congreso.

Bolsonaro respondió: “Nadie está obligado a quedarse en el Gobierno”. Guedes afirmó que sin la reforma jubilatoria: “Brasil va a incendiarse”. Pronosticó un “caos en el sector público, tanto en el gobierno federal como en los estados y municipios”. Ese ministro es uno de los hombres de mayor confianza del presidente brasileño.

Bolsonaro se juega su credibilidad ante los mercados con la reforma jubilatoria. A finales de abril superó su primera prueba legislativa al ser declarado admisible por una comisión de la Cámara de los Diputados. Con ese proyecto, que quedó estancado, pretenden equilibrar las deficitarias cuentas públicas de la principal economía latinoamericana.

El actual sistema de jubilación será sustituido por un régimen de capitalización individual. El gobierno apunta a generar un ahorro neto de más de 1,16 billones de reales (300.000 millones de dólares) en una década. El proyecto de enmienda constitucional establece una edad mínima de 62 años en mujeres y 65 en hombres para jubilarse.

Compartir en: