Siria bajo las bombas: nuevos ataques dejan siete muertos

Imagen tomada de la agencia NA

Desde el 30 de abril han fallecido 864 personas en la zona y más de 270.000 se han visto forzadas a desplazarse.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/05/30/siria-bajo-las-bombas-nuevos-ataques-dejan-siete-muertos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-05-30T18:51:26-03:00">mayo 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-05-30T19:45:47-03:00">mayo 30, 2019</time></a>

La guerra en este país no se detiene. El régimen de Bashar Al Asad volvió a bombardear este jueves uno de los últimos enclaves de los rebeldes, en este caso sucedió en la provincia de Idlib. Los ataques dejaron varios fallecidos, incluidos menores de edad, niños en particular. Siria vive inmerso en esta pelea armada desde el 2011.

Según el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman, cuatro niños murieron en los bombardeos. Los hechos se registraron en la localidad de Maaret al-Numan. De acuerdo a la información brindada por la agencia de Noticias Argentinas y la AFP, los bombardeos estaban dirigidos a la organización yihadista, Hayat Tahrir al Sham.

Los choques armados en las calles y los bombardeos del régimen de Al Asad han dejado consecuencias catastróficas en términos humanitarios. Una situación que sigue llegando a niveles sin precedentes. La provincia de Idlib, ubicada al noroeste del país, se encuentra todavía en manos de estos grupos opositores al gobierno.

Este miércoles otro enfrentamiento dejó más pérdidas humanas. Al menos 30 personas fallecieron en los ataques. Los bombardeos también son perpetuados por el gobierno de Rusia. Este es uno de los últimos sectores pertenecientes a los rebeldes yihadistas. Entre las personas que murieron 13 de ellas son niños.

Desde el 30 de abril han muerto 864 personas en la zona y más de 270.000 se han visto forzadas a desplazarse a otras zonas del país, o inclusive buscar asilo en otros países como última instancia. Las regiones de Idlib, Hama, Alepo y Latakia, son los últimos bastiones de esta organización, antigua rama de Al Qaida.

El bombardeo más grave registrado este miércoles, según datos de esta ONG, ocurrió en la localidad de Kafr Halab, en el oeste de la provincia de Alepo. En esta zona, todavía en manos de los grupos opositores al régimen de Al Asad, perdieron la vida 11 civiles: tres menores de edad y dos mujeres se encontraban entre las víctimas.

La guerra que ha dejado centenares de muertos y miles de desplazados no llega a su conclusión. El mediador del conflicto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, demandó este jueves que se respete la tregua existente en la provincia de Idlib, la más atacada estas últimas semanas. Erdogan “señaló la necesidad de aplicar sin demora el alto el fuego para centrarse una vez más en el proceso de encontrar una solución política al conflicto sirio”, informaron desde la presidencia en una declaración, según lo reportado por la AFP.