Enfermero alemán recibe la segunda pena a cadena perpetua por matar a 85 pacientes

Mató por ego. El enfermero Niels Högel recibió de la justicia alemana la segunda cadena perpetua en contra. Durante cinco años aplicó inyecciones letales a sus pacientes para tratar de reanimarlos y ganarse el prestigio de sus compañeros de profesión. Por ahora, son 85 víctimas. Este hombre es el asesino serial más prolífico de ese país desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

La sentencia se publicó el miércoles de esta semana. El pasado 30 de octubre, Högel de 42 años confesó haber asesinado a varios sus pacientes entre los años 2000 y el 2005. Trabajó en los hospitales de Delmenhorst y Oldenburg. En el último día del juicio pidió perdón a los familiares de las víctimas.

Admitió que fueron “actos horribles”. El juez Sebastian Buehrmann dictó la sentencia expresando que esas muertes son “incomprensibles”. Al enfermero le dictaron 1.275 años de pena. Högel drogaba a sus víctimas con una inyección letal. Cuando el cuerpo fallaba, intentaba reanimarlas.

Confesó en el juicio que buscaba ganar respeto cuando lograba la reanimación. Si no, sus pacientes pagaban con sus vidas. Por ahora se comprobó que en 85 ocasiones su actuación fracasó. La víctima más joven tenía 34 años y la mayor 96. Sus compañeros tuvieron algunas sospechas, pero fue denunciado a finales de 2005.

Cinco años drogando y asesinando a pacientes para ser héroe. También hay sospechas contra los responsables de los hospitales donde trabajó Högel. Según informaron medios alemanes, la proporción de muertes y reanimaciones crecieron más del doble durante los turnos del enfermero egocéntrico.

Desde 2015, paga cadena perpetua por el asesinato de dos pacientes, dos intentos de asesinato y dos casos de lesiones graves contra otros pacientes. Esta “megaoperación” judicial se inició en 2005, hace 14 años. Esa vez el enfermero fue cazado administrando medicación sin prescripción a un paciente.

Recibió su primera sentencia a siete años de prisión por intento de asesinato en 2008. Catorce años después el caso sigue creciendo. Los investigadores han debido exhumar los restos de hasta 134 personas en 67 cementerios de Alemania, Turquía y también Polonia. La policía cree que el enfermero mató a más de un centenar de personas.

La incineración de muchos de los cuerpos antes de que se abriera la causa judicial impidió determinar el alcance real de este escabroso caso. Varios expertos señalan que podría haber entre 200 y 300 víctimas. El enfermero no precisó cuántas personas tuvieron la suerte de sobrevivir a su mala actuación.

<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/06/enfermero-aleman-recibe-la-segunda-pena-a-cadena-perpetua-por-matar-a-85-pacientes/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-06T21:28:33-03:00">junio 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-06T21:48:45-03:00">junio 6, 2019</time></a>