La Unión Europea estuvo cerca de sancionar a Italia por su elevada deuda

Matteo Salvini debió declinar sus aspiraciones de convocar unas nuevas elecciones porque no tiene peso en la UE.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/11/49639/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-11T23:46:43-03:00">junio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-11T23:47:29-03:00">junio 11, 2019</time></a>

La Unión Europea emitió una serie de advertencias, pero este martes estuvo cerca de sancionar a Italia por el aumento de su deuda. Autoridades en Roma intentaron evitar un procedimiento que podría acarrear pagos de grandes multas, elevar el riesgo país y alejar a los inversores extranjeros.

Gobiernos de la UE justificaron una medida disciplinaria tras la evaluación de la Comisión Europea: Italia está infringiendo las reglas fiscales al no recortar su enorme deuda pública. Con la crisis política interna, por los enfrentamientos entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga, tardaron en dar con una solución.

El presidente saliente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, dijo que Italia avanza en una dirección equivocada y se arriesga a un procedimiento que podría tardar años. Italia y la Comisión de la UE no llegan a un acuerdo fiscal desde que el Gobierno de coalición euroescéptico asumió el año pasado. El líder de la Liga, Matteo Salvini, llegó con ambiciones que impactan en el fisco.

Tras las disputas de los últimos meses, los líderes de la coalición italiana acordaron atender las advertencias de la UE. El primer ministro, Giuseppe Conte, prometió que trabajarían juntos para evitar una medida disciplinaria. “Nuestro objetivo compartido es evitar la infracción (…) salvaguardamos el crecimiento económico, el empleo y los recortes de impuestos”, agregó Salvini, segundo al mando del Ejecutivo.

Salvini tuvo la intención de patear el tablero político italiano. Tras los resultados de las elecciones europeas del 26 de mayo, que le otorgaron un triunfo aplastante, el ultranacionalista se ganó motivos para romper la coalición con el Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio -que cayó en esos comicios al tercer puesto-.

El dirigente de la Liga se quedó con las ganas de llamar a elecciones generales anticipadas para asumir plenamente el Gobierno. La Unión Europea lo frena. No puede ir contra 28 países. En el Parlamento solo logró juntar 58 euroescépticos de los más de 100 que necesita para hacer contrapeso.

La deuda italiana aumentó desde un mínimo del 104% del Producto Interno Bruto en 2007 y hasta un 133% en 2019, con un riesgo país que supera los 300 puntos. Es la primera vez que un país recibe amenazas de sanción, desde la fundación de la comunidad europea. Italia tendría que pagar entre 3500 y 9000 millones de euros y ajustarse a una drástica reducción para bajar la deuda.