Detienen al expresidente Asif Ali Zardari por corrupción en Pakistán

Gobierno pakistaní detiene a sus rivales ante la posible explosión de una crisis económica
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/11/detienen-al-expresidente-asif-ali-zardari-por-corrupcion-en-pakistan/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-11T21:12:36-03:00">junio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-11T21:21:42-03:00">junio 11, 2019</time></a>

Acusado de blanquear dinero y usar cuentas bancarias falsas, el expresidente de Pakistán Asif Ali Zardari fue detenido este martes. Un tribunal de Islamabad emitió la orden. Fue arrestado por agentes de la Oficina Nacional de Rendición de Cuentas. La corte dio diez días a ese organismo para que presente las pruebas acusatorias.

El exmandatario es viudo de Benazir Bhutto y copresidente del Partido Popular de Pakistán (PPP). “Se ha minado nuestro derecho a un juicio justo”, manifestó el hijo, Bilawal Bhutto Zardari. Denunció que los agentes de la oficina anticorrupción detuvieron a su padre sin orden judicial.

Acusan a Zardari de planear un sistema de blanqueo de dinero mediante cuentas bancarias ficticias, siendo “beneficiario final” de esas cuentas. Su hermana, Faryal Talpur, también fue detenida. Ambos negaron haber cometidos los delitos que les imputan. Voceros del PPP aseguraron que las aprehensiones tienen motivación política.

Zardari es hombre de negocios que años atrás jugó al polo. Llegó a la presidencia en 2008 tras el asesinato de su esposa, la primera ministra Benazir Bhutto. El electorado canalizó en él su frustración y dolor por la trágica muerte de la líder pakistaní. Pero hay que destacar que el exmandatario pasó 11 años en cárcel por corrupción y asesinato.

Fue condenado por corrupción y chantaje en 1990. Benazir Bhuto lo nombró ministro de Medio Ambiente cuando salió de prisión. Además, cumplió condena por desvío de recursos e inducción al asesinato de un miembro de su familia, y quedó libre en 2004. Cuando fue excarcelado tenía pendiente seis casos por su cuestionado rol político, pero recibió la amnistía de Pervez Musharraf, entonces presidente de Pakistán

Los partidarios de Zardari interpretan esta nueva batalla judicial como una medida de presión para que el PPP colabore con el primer ministro, Imran Khan, en la aprobación del presupuesto. El otro rival del actual mandatario, el exprimer ministro Nawaz Sharif, también está encarcelado por corrupción.

Imran Khan es respaldado por el poderoso Ejército pakistaní. Pero la oposición es fuerte. El nuevo presupuesto no es aceptado por diputados en el Legislativo. El Gobierno incluyó recortes de gasto y aumentos de impuestos, según las condiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), entidad que le concedió un préstamo de 6.000 millones de dólares.

Las medidas fiscales son impopulares porque solo el 1% de sus 208 millones de habitantes paga impuestos. El propio primer ministro pidió el lunes pasado a los pakistaníes que aprovechen la amnistía fiscal hasta finales de mes para regularizar su situación. El impacto de la reforma económica de Imran Khan “puede determinar el destino del Gobierno en los próximos meses”.