Contra la reforma jubilatoria: Bolsonaro vive su primera huelga general

Imagen tomada noticias argntinas.(Photo by Miguel SCHINCARIOL / AFP)

Los principales sindicatos buscan el mismo impacto que lograron en el paro nacional de 2017.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/14/contra-la-reforma-jubilatoria-bolsonaro-vive-su-primera-huelga-general/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-14T16:59:42-03:00">junio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-14T17:00:37-03:00">junio 14, 2019</time></a>

Una nueva manifestación contra el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ocurrió este viernes en Brasil. Los transportistas brasileños convocaron a un paro parcial en el servicio en el marco de una huelga general. Las protestas se dan en el inicio de la Copa América que tiene como anfitrión al país brasileño. Los sindicatos se expresan en contra de la reforma a las jubilaciones.

Pese a que el proyecto de ley aún no se ha aprobado, los trabajadores en Brasil han decidido accionar ante la posible reglamentación de la reforma. Vagner Freitas, presidente de la Central Única de los Trabajadores, se manifestó en contra de la modificación que pretende Bolsonaro. “La CUT no concuerda con la narrativa de que las jubilaciones sean el principal problema económico de Brasil. El problema de Brasil es que no hay un proyecto de política económica”, indicó Freitas, de acuerdo a lo informado por la agencia Noticias Argentinas.

La polémica reforma de las jubilaciones de Bolsonaro fue tratada este jueves por el poder legislativo. Sin embargo, ya tuvo algunos recortes en los puntos más controversiales. Para Freitas, estas modificaciones “no cambian nada”. “La expectativa es de una gran huelga”, dijo en declaraciones a la AFP. Los sectores petroleros y bancarios también participaron en este paro nacional.

Asimismo, estudiantes y profesores se movilizaron contra el recorte presupuestario a las universidades públicas. En la ciudad de San Pablo, una línea de metro se encontró totalmente paralizada, mientras que otras tres operaron parcialmente, según datos de la compañía pública. En este caso, el paro de transporte repercute directamente a quienes visitan el país para presenciar el partido inaugural de la Copa América, en el estadio Morumbí.

Los organizadores de la huelga general -CUT, UGT, Força Sindical- buscan el mismo impacto que lograron en la última oportunidad. En abril de 2017, Brasil presenció un paro nacional contra la flexibilización de la legislación laboral y otro proyecto de reforma de las jubilaciones que buscaba implementar el ex presidente Michel Temer. Actualmente, es Bolsonaro quien necesita concretar este proyecto de ley para reducir el déficit público.

Las medidas han sido catalogadas como impopulares y ya han generado la resistencia de diputados opositores. Para que la reforma sea un hecho deberá ser aprobada por una mayoría de tres quintos.”Hemos conseguido proteger a los beneficiarios (de las pensiones para discapacitados), proteger a los trabajadores rurales. Es una gran victoria de la oposición contra la jubilación por capitalización”, dijo durante los debates del jueves el diputado Alessandro Molon, del Partido Socialista (PSB), según lo referido por la AFP.

La huelga general se vivió en otras ciudades de Brasil, como en Salvador de Bahía, donde sólo funcionaba el metro. En Rio de Janeiro, también hubo varios cortes de ruta, lo que motivó a la policía a usar bombas de estruendo para dispersar las protestas. En Curitiba y Florianópolis, los manifestantes recurrieron a las mismas acciones para expresarse. Los principales gremios convocaron a marchar en las principales ciudades del país.