El autor de la masacre en dos mezquitas de Christchurch se declaró no culpable

Tarrant está acusado de asesinar a 51 personas en Nueva Zelanda.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/14/el-autor-de-la-masacre-en-dos-mezquitas-de-christchurch-se-declaro-no-culpable/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-14T01:43:52-03:00">junio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-14T01:44:34-03:00">junio 14, 2019</time></a>

Acusado de la matanza de 51 personas en marzo pasado en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, el extremista australiano Brenton Tarrant se declaró no culpable. Además, durante la comparecencia que tuvo lugar este viernes, se le reveló al tribunal que los estudios psiquiátricos realizados en la prisión arrojaron que está mentalmente apto para ser juzgado.

En una transmisión audiovisual desde la prisión de alta seguridad emplazada en la ciudad de Auckland, que fue exhibida en el tribunal de Christchurch, el abogado Shane Tait sostuvo que su cliente se declaraba “no culpable de todos los cargos de acusación”, mientras que Tarrant se mantuvo sentado cerca de él guardando silencio.

El hombre sospechoso de quitarle la vida a 51 musulmanes en los brutales ataques contra estos dos lugares de culto fue acusado de terrorismo de manera formal el pasado 22 de mayo, según informó en aquel momento la Policía de Nueva Zelanda. “La acusación alegará que se cometió un acto terrorista en Christchurch”, afirmó la fuerza.

“Se ha presentado el cargo de participar en un atentado terrorista contra Brenton Tarrant“, manifestó la Policía neozelandesa en un comunicado oficial, sobre una inculpación que se agrega a los 51 cargos de asesinato y 40 de tentativa de homicidio por la matanza que protagonizó el 15 de marzo pasado.

Por su parte, Jacinda Ardern, primera ministra del país oceánico, catalogó los hechos como un “atentado terrorista planeado de forma concienzuda” desde el mismo día en que este supremacista blanco los perpetró. Mientras que el juez Cameron Mander fijó el inicio del proceso para el 4 de mayo del 2020.

Los cargos en contra de Tarrant eran menos extensos hasta ahora, porque la Ley de Represión del Terrorismo de Nueva Zelanda no se plasmó hasta el 2002 y aún no se puso a prueba en los tribunales. Mientras que la Policía aseguró que la decisión de presentar cargos de terrorismo se decidió tras consultar con fiscales y expertos legales de su Gobierno.

El australiano Tarrant, de 28 años, permaneció todo este tiempo en una cárcel de alta seguridad sometido a diversas pruebas, en las que finalmente se determinó que sí es mentalmente apto para ser juzgado. Si finalmente es condenado a cadena perpetua, pasaría el resto de su vida en un régimen de aislamiento, alejado del resto de los presos.