Mujeres suizas fueron a paro por la desigualdad laboral frente a los hombres

Unas 4 millones de mujeres dejaron sus puestos de trabajo en Suiza este viernes. La igualdad de género fue la demanda. En Zúrich, la capital financiera y la ciudad más grande del país, las manifestantes bloquearon calles, silbaron y golpearon ollas y sartenes. Que las mujeres cuenten con derechos laborales, para garantizar salarios equitativos con los hombres, revive lo que hace 28 años también fue una exigencia en una de las naciones más ricas del mundo.

Un cartel decía: “Hombres, vayan a planchar”. La concejal de Zúrich, Karin Rykart, manifestó: “No se trata solo de salarios. La igualdad de oportunidades no existe. Al menos para la próxima generación tiene que existir”. La patronal de empleadores reaccionó contra el paro, que consideró “ilegal” por no reclamar asuntos laborales puntuales. La instancia alegó que el convenio colectivo prevalece el principio de la “paz social”, que impide las huelgas en favor de la negociación, según la normativa suiza.

Las trabajadoras hicieron huelga en hospitales

Sin embargo, algunas empresas ofrecieron el día libre a las empleadas que lo pidieron. En otros centros de trabajo se realizaron pausas largas y hubo casos en donde los hombres suplieron a sus compañeras. Las organizaciones feministas y sindicales llamaron a terminar la jornada a las 15:24 horas para cobrarse por un día ese 20% de media que ganan menos que los hombres. Solo 1,8 de cada 10 hombres tienen un empleo a tiempo parcial. Las pensiones son más bajas, hay menos oportunidades de formación y de alcanzar una carrera profesional.

El 14 de junio de 1991 se vivió una manifestación multitudinaria en Suiza. En 1996 entró en vigor la Ley de igualdad de género, que prohibió la discriminación en el lugar de trabajo y el acoso sexual y protegió a las mujeres contra la discriminación o el despido por embarazo, estado civil o género. Pero no se reconoce el esfuerzo de las mujeres en los salarios.

Christine Lagarde, la primera mujer en liderar el Fondo Monetario Internacional (FMI), se unió al movimiento en un evento en Ginebra. “En este momento, si fuera fiel a mis colores les daría la espalda y les expresaría de esa manera el hecho de que realmente estoy en huelga, pero podría decepcionar (…) así que en lugar de eso, estoy usando esto (un broche en la solapa) en solidaridad con las mujeres suizas que reclaman la igualdad en salarios y más cosas”, expresó.

Natascha Wey es miembro de la dirección del sindicato de servicios públicos VPOD y copresidenta de la secretaría de mujeres del Partido Socialista Suizo. Ella aseguró que las mujeres tienen que activarse porque de otra manera no avanzarán. “La brecha salarial; más empleos peor pagados; el peso principal en el cuidado de niños y mayores; pensiones hasta un 37% más bajas que los hombres, el acoso sexual y una violencia de género que no se visibiliza lo suficiente y deja una asesinada cada dos semanas a manos de su pareja o expareja”.

La igualdad de mujeres y hombres se introdujo en la Constitución suiza en 1981, pero una década después eran pocos los avances, lo que llevó al primer paro general el 14 de junio de 1991. La despenalización del aborto llegó en 2002 y las 14 semanas de permiso de maternidad en 2005. El derecho al voto se aprobó en 1971. “Hay una gran necesidad de recuperar terreno”, enfatizó Natascha Wey. “No tenemos permisos de paternidad (para que los maridos colaboren en el postparto) y las guarderías son muy caras”, agregó.

<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/14/mujeres-suizas-fueron-a-paro-por-la-desigualdad-laboral-frente-a-los-hombres/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-14T20:09:20-03:00">junio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-14T20:17:27-03:00">junio 14, 2019</time></a>