El papa Francisco podría ordenar hombres casados

La Iglesia católica procura atender la escasez de sacerdotes en zonas amazónicas
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/15/el-papa-francisco-podria-ordenar-hombres-casados/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-15T23:51:03-03:00">junio 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-16T00:05:27-03:00">junio 16, 2019</time></a>

La Iglesia católica hace reformas. En el pontificado de Francisco se modificaron normas, como la aprobación del acceso a la comunión eucarística de los divorciados en nueva unión, luego de un análisis caso por caso por parte de la autoridad eclesiástica. Ahora el Sumo Pontífice podría aprobar que hombres casados de probada fe (llamados viri probati) puedan ser ordenados sacerdotes en zonas donde su escasez es muy severa, divulgó este sábado el portal Religión Digital.

Francisco atendería la propuesta de otro sínodo que se hará en octubre en el Vaticano la escasez de sacerdotes en la Amazonía. El cardenal brasileño Claudio Hummes le confirmó a Valores Religiosos durante una reciente visita a la Argentina que la probabilidad de ordenar a los viri probati surgió en la amplia consulta. “La falta de sacerdotes y, por tanto, la ausencia de la eucaristía en las comunidades amazónicas, son grandes límites”, destacó.

La eucaristía en la Amazonia es “algo raro” para sus habitantes, señaló el cardenal Hummes. “El sínodo deberá tratar esta cuestión, poner sobre la mesa cómo abrir nuevos caminos para poder atender mejor a los fieles”, agregó. Francisco se ha manifestado a favor del celibato sacerdotal. Lo considera un don y una riqueza de la Iglesia. Por eso no aceptará que un hombre casado sea sacerdote como algo opcional.

En una entrevista concedida al semanario alemán Dei Zeit, el Papa aceptó la posibilidad de analizar el acceso al sacerdocio de los viri probati en regiones de grave escasez. No sería hoy algo novedoso porque en el catolicismo de rito oriental se ordena a casados. Y presbíteros anglicanos casados fueron aceptados en la Iglesia católica.

La situación en la selva amazónica -de siete millones de kilómetros cuadrados repartidos entre nueve países, de los cuales Brasil y Perú poseen la mayor extensión, seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Guayana Francesa y Surinam– es crítica. El cardenal Hummes dijo a la revista Ciudad Nueva que “el hecho de que el 70% de las comunidades de la región no tengan acceso a la misa dominical deberá ser considerado por los padres sinodales”.

El jesuita argentino Ignacio Pérez del Viso expresó que ordenar a viri probati es una posibilidad que se viene analizando desde hace mucho tiempo. “No dudo que el papa Francisco la aprobará si él y los obispos, principalmente los de la región, la ven conveniente, aunque algunos cardenales no estén de acuerdo (…) el fundamento para avanzar por este camino es que el bien espiritual y humano de los fieles tiene prioridad sobre las leyes de la Iglesia que son modificables, como la del celibato”, dijo.

Pérez del Viso opinó que “a veces damos como razón del celibato el poder dedicarnos enteramente a las tareas religiosas. Pero los sacerdotes casados nos miran asombrados, como si ellos no pudieran entregarse completamente a su vocación, igual que otros profesionales que dejan la vida en su servicio a los demás”.

Por su parte, el arzobispo de Utrect, Holanda, cardenal Willem Eijk, quien dijo al diario italiano Il Giornale que “la necesidad de sacerdotes existe y es más imperiosa en algunos lugares del mundo, pero los casados no son la solución”. Indicó que de permitirse esa excepción en algunos territorios nacería una desigualdad al interior de la Iglesia sobre un punto muy importante. “Permitir una cosa de ese tipo temporalmente tampoco conviene porque una vez decidida se convertiría en irrevocable. En el caso de los viri probati faltaría la formación en el seminario”, añadió.

En cambio, el cardenal alemán Walter Kasper cree que si los padres sinodales se lo proponen al Papa, este accederá. “Las resistencias que puede haber revelan que Francisco está haciendo algo necesario y relevante. Y cuando hay grandes cambios siempre hay resistencias. Eso muestra que su pontificado es significativo”, concluyó el brasileño Hummes.