Por segunda vez: Angela Merkel volvió a sufrir una crisis de temblores

Imagen tomada de noticias argentinas.

El pasado 18 de junio en un acto oficial en Berlín, la canciller sufrió espasmos que no podía controlar.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/06/27/por-segunda-vez-angela-merkel-volvio-a-sufrir-una-crisis-de-temblores/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-27T15:37:34-03:00">junio 27, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-27T15:38:46-03:00">junio 27, 2019</time></a>

El estado de salud de la canciller alemana, Angela Merkel, preocupa por las imágenes que se han viralizado en las que se puede ver a la mandataria sufrir de espasmos en todo su cuerpo. El primer episodio ocurrió el pasado 18 de junio en un acto oficial mientras recibía al presidente de Ucrania, Vladimir Zelenski. En esta oportunidad sucedió en la ceremonia de la toma de posesión de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht, en el palacio de Bellevue, en Berlín.

En el video emitido por la televisión alemana, se puede ver cierto nerviosismo por parte de Merkel, quien incluso se cruza de brazos como para detener los temblores mientras el presidente federal Frank-Walter Steinmeier daba su discurso. El incidente se da horas antes de realizar su viaje a Osaka, Japón, donde participará en la cumbre del G20. La canciller tembló durante unos dos minutos.

“No hay ninguna encuentro anulado para hoy ni mañana, la canciller se encuentra bien. Viajará como previsto en avión a Osaka”, indicó la cancillería a la AFP, según lo consignado por la agencia NA. Merkel cumplirá 65 años el mes que viene y este nuevo episodio genera intrigas sobre su estado de salud. En la primera oportunidad, la crisis de temblores sufrida por la alemana fue más impresionante. Según fuentes oficiales, las “convulsiones” que tuvo el 18 de junio fueron atribuidas a la deshidratación.

“Bebí por lo menos tres vasos de agua, que manifiestamente me faltaba, y ahora me siento muy bien”, había declarado Merkel tras sufrir los temblores. En este caso, los espasmos cesaron tras dar unos pasos. Estas no han sido las únicas muestras públicas que ha mostrado la canciller sobre su estado de salud. Durante una entrevista en diciembre de 2014 Merkel sufrió una baja de tensión y la grabación debió ser interrumpida. Su entorno político también culpó a la falta de agua del incidente.

Merkel se encuentra en el poder desde el 2005, al frente de una coalición que ha bajado notoriamente su popularidad en los ciudadanos alemanes. En las recientes elecciones de la Unión Europea, el partido de centroderecha de la canciller tuvo la mayoría de los escaños, pero lo hizo con su registro más bajo en la historia, un 28%. Tras aquellos resultados, Günther Oettinger, comisario europeo alemán, tildó como “decepcionante” la elección del partido de Merkel. Otros espacios políticos han ido creciendo en estos últimos años, como Los Verdes (ecologistas) e incluso la ultraderecha.

Se espera que este sea el último mandato de la canciller. Tiene previsto retirarse de la política en 2021. Merkel ya se encuentra rumbo a Japón para participar en el G20 donde “están previstos numerosos encuentros bilaterales con otros dirigentes”, publicó en su cuenta Twitter su portavoz, Steffen Seibert. Los líderes mundiales debatirán en esta instancia internacional temas como el cambio climático, las desigualdades, la economía digital y el empoderamiento de la mujer.

Según medios alemanes, la mandataria decidió que un segundo avión del gobierno vuele a Osaka para prevenir lo sucedido en la última cumbre en Buenos Aires, cuando su aeronave presentó una avería. Los aviones presidenciales han sufrido varios problemas en otras ocasiones en los últimos meses. Ante estos hechos, el Gobierno alemán ha decidido prevenir con la compra de nuevos aparatos.