Bolsonaro pretende “pinochezar la economía brasileña”, según Dario Pignotti

En una entrevista exclusiva para El Intransigente, el analista comparó el modelo de Pinochet con el que quiere hacer el presidente de ultraderecha.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/11/bolsonaro-pretende-pinochezar-la-economia-brasilena-segun-dario-pignotti/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T14:43:00-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T14:47:20-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Dario Pignotti, conocedor de la política y economía internacional le contó al diario nacional El Intransigente, lo que representa para Brasil, y el gobierno de Jair Bolsonaro, el actual debate de la reforma jubilatoria. En particular dio su opinión sobre lo que significa la reciente primera votación, en la que fue aprobada con los tres quintos de los 513 escaños (379 votos) de la Cámara de Diputados, este polémico proyecto de jubilaciones.

“Es probablemente la primer gran victoria política del presidente Bolsonaro, se trata de la aprobación en primera votación. Hay que ser escrupuloso en este aspecto, porque es una reforma constitucional cuyo voto es distinto al de una ley natural, por lo tanto se necesitan dos votaciones con mayoría extraordinaria en Diputados y luego recién pasa al Senado”, destaca Pignotti sobre esta “victoria”, aún no cantada del todo, pero muy cercana a concretarse.

En la noche del miércoles, el Congreso brasileño votó en una primera instancia el proyecto de ley de las jubilaciones. Este fue aceptado en con 379 votos contra 131. “Lo que ocurrió anoche fue la primera de las dos votaciones en el Senado y es el proyecto más ambicioso de un modelo ultra liberal de reforma de la previsión. El impulsador de este modelo es el ministro de Economía Pablo Guedes“, comenta el analista sobre quien es el que se encuentra detrás de esta maniobra.

Sobre esta maniobra, Pignotti explica sobre el verdadero origen del texto que planea reformular por completo la concepción de la jubilación en Brasil. “A fines de los años 70, en esa década del siglo pasado, (Guedes) trabajó en la dictadura chilena, que fue la primera que aplicó este modelo de revisión drástico de las jurisdicciones, que elimina o deja en mínimas condiciones el sistema de reparto actual”. Uno de los ejes del texto buscaba sustituir el actual sistema de “reparto” para adoptar un sistema de diez años de un régimen de capitalización. Este ítem fue eliminado previo a su reciente debate. De haberse mantenido, los trabajadores hubiesen dependido de sus ahorros conseguidos en toda su vida laboral para pagar su respectiva jubilación.

El Intransigente le consultó cómo ve el ánimo en la población brasileña ante esta polémica medida, que estaría cerca de aprobarse en su totalidad. “Habrá que pulsarlo en los próximos días cuando se convoque la primera movilización de repudio o rechazo a la misma (…), pero en general lo que podría decirse es que una encuesta esta semana indica que hay una paridad entre quienes apoyan y quienes rechazan”, manifiesta Pignotti.

El reconocido analista internacional hace un enfoque desde su postura personal sobre la aplicación de este “modelo que sólo tuvo aplicación” durante la “dictadura militar” chilena. De acuerdo a su mirada política, Bolsonaro lo que busca es el “intento de recrear” ese proyecto. Además, Pignotti recuerda que el líder de la ultraderecha brasileña “defendió muchas veces (…) el modelo chileno de los 70” porque “es un pinochetista, tanto que cuando falleció el dictador en 2006, siendo él diputado, solicitó a la cancillería brasileña que envíen una carta de reconocimiento a los allegados de Pinochett”. En síntesis, Bolsonaro pretende “pinochezar la economía brasileña” y está cerca de lograrlo.

Por último, Pignotti fue consultado si esta reforma podría extenderse a la Argentina, el analista tiene sus dudas, pero no descarta “el intento de Bolsonaro de incidir en las próximas elecciones” presidenciales, por lo que “creer que Argentina va a estar completamente inmune, o que esto no tendrá repercusión sería irresponsable: la tendrá, pero de allí a arriesgarme a decir que este modelo podría ser aprobado en Argentina, me parece que es una proyección muy esforzada”, asevera, y finaliza destacando que “no es fácil aprobar una reforma constitucional (en el país) que implica un cambio de las jubilaciones tan rudo y extremo”.