Bolsonaro sonríe: Congreso de Brasil aprueba en un primer debate la reforma jubilatoria

Todavía queda un trecho, pero hay una gran probabilidad de que sea reglamentada.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/11/bolsonaro-sonrie-congreso-de-brasil-aprueba-en-un-primer-debate-la-reforma-jubilatoria/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T13:39:14-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T13:40:03-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Desde que comenzó el mandato del presidente Jair Bolsonaro en enero de este año, su principal promesa era conseguir la aprobación de este proyecto sobre las jubilaciones. Este está cada vez más cerca. Después de una intensa discusión en la noche del miércoles, la moción fue apoyada por la Cámara de Diputados en lo que refiere a la primera de dos votaciones en dicho ente legislativo.

Esta primera aprobación es un paso clave para el Gobierno del conservador Bolsonaro, quien necesita recobrar la confianza en los mercados internacionales, así como en los inversores, para hacer reflotar la economía brasileña. Desde la recesión ocurrida entre los años 2015 y 2016, el estancamiento ha llevado a un déficit fiscal, el cual podría ser subsanado con la reglamentación de esta política jubilatoria.

De acuerdo a lo referido por la agencia NA, el proyecto de ley fue aceptado en primera instancia con 379 votos contra 131. Con este número de apoyos se alcanzó el mínimo requerido -necesario en este tipo de reforma de carácter constitucional- para la siguiente fase: 308, es decir, los tres quintos de los 513 escaños. “Está aprobado el proyecto”, dijo al borde de las lágrimas el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, al proclamar los resultados obtenidos en esta primera votación.

Todavía se deberán votar algunas enmiendas polémicas del proyecto, como la reducción del mínimo tiempo de aporte de las mujeres. Con respecto a esto, el texto prevé que éste pase de 20 a 15 años. Asimismo, la edad exigida para que los policías se retiren, y puedan recibir este beneficio, también buscará ser modificada. Uno de los items de mayor controversia -previamente eliminada en el Parlamento- quería sustituir el actual sistema de reparto para adoptar un sistema de diez años de un régimen de capitalización. De haberse mantenido esta idea en la reforma, la jubilación de un trabajador hubiese dependido de los ahorros alcanzados en el transcurso de su vida laboral.

La próxima votación a la cual deberá someterse el texto probablemente ocurra antes del receso parlamentario de dos semanas, que empieza este 18 de julio. Si es aprobada en segunda instancia por la Cámara de los Diputados, luego deberá pasar al Senado para su discusión. En este punto será sometido a una doble votación, y para lograr el acuerdo final deberá obtener una mayoría de tres quintos: 49 de los 81 apoyos de los senadores.

A pesar de algunas modificaciones en los puntos claves en la reforma jubilatoria, todavía se mantiene una meta de ahorro fiscal calculado en un billón de reales (aproximadamente 265.000 millones de dólares) en diez años. Este cambio aún sería aceptado por el mercado. El proyecto inicial planteaba la cifra de 1,2 billones de reales. En Brasil, hasta ahora, no existe una edad mínima para el retiro laboral. De aprobarse la reforma, la jubilación sería a los 62 años para las mujeres y a los 65 años para los hombres.

El actual régimen brasileño permite que las mujeres que trabajaron durante 30 años se puedan jubilar, mientras que los hombres lo pueden hacer luego de haber cotizado por 35 años. A pesar de no tener una edad mínima requerida, el beneficio aumenta para quienes prolongaron su vida laboral. El eje del proyecto de ley quiere reglamentar una edad precisa para ambos géneros, así como la imposición de un tiempo de contribución de 40 años para gozar del una jubilación de tiempo completo, en otras palabras, con un mejor beneficio.