Después de los temblores, Merkel decide sentarse en un acto oficial para evitar sorpresas

Todavía se desconoce la verdadera causa de este problema de salud de la líder alemana.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/11/despues-de-los-temblores-merkel-decide-sentarse-en-un-acto-oficial-para-evitar-sorpresas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T15:32:53-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T15:32:54-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Tras vivir el tercer episodio en menos de un mes con los espasmos descontrolados en su cuerpo, la canciller alemana, Angela Merkel – que cumplirá 65 años el próximo miércoles- prefirió permanecer sentada este jueves en una ceremonia oficial junto a su homóloga danesa, Mette Frederiksen. A pesar de que este miércoles minimizó lo sucedido al decir que “no hay que preocuparse”, las dudas con respecto a su salud no dejan de acrecentarse.

En todas las ocasiones que Merkel ha mostrado estos temblores corporales han sido en actos oficiales. El primero fue mientras recibía en Berlín al presidente de UcraniaVladimir Zelenski. El segundo ocurrió en un acto, también en la capital alemana, cuando el presidente federal Frank-Walter Steinmeier daba un discurso. El más reciente sucedió este miércoles en la Cancillería, donde Merkel recibió al primer ministro finlandés, Antti Rinne

Este jueves la canciller alemana optó por sentarse en una silla blanca, según se puede ver en las imágenes tomadas por un fotógrafo de la AFP. La primera ministra danesa optó por acompañarla y también se sentó a su lado. La ceremonia de honores militares se realizó en la Cancillería en Berlín. En el acto las dos líderes de sus respectivos países se mostraron tranquilas, mientras escuchaban los himnos nacionales entonados por la orquesta militar.

Luego de esta parte del acto, Merkel, con el paso firme, pasó revista a las tropas junto a Frederiksen, según lo consignado por la agencia NA. La alemana ya dijo que estaba “muy bien” después de la tercera crisis de espasmos. “No hay que preocuparse“, declaró tras haber temblado durante la ceremonia en la Cancillería mientras sonaban los himnos patrios, junto a su homólogo finlandés.

Los medios alemanes han cuestionado el estado de salud y la información que se maneja alrededor de estos temblores que de repente le ocurren a Merkel. “Esto ya no se detiene”, titulaba en portada este jueves Bild, el diario más leído de Alemania, con una foto de la canciller. Angela Merkel se encuentra en el poder desde hace casi 14 años, aunque tiene pensado en retirarse de la política cuando termine su mandato, en 2021.

Según el diario Bild, que cita a fuentes cercanas al gobierno alemán, Merkel se ha sometido a rigurosos exámenes médicos, sobre todo de laboratorio (de sangre), luego del primer episodio, el 18 de junio, en el acto que mantuvo con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. La excusa de lo sucedido fue la falta de agua: deshidratación, debido al intenso calor del comienzo del verano en Berlín.

De acuerdo a los informes del diario alemán, los análisis de sangre no revelaron algún dato especial que pueda definir el problema que tendría Merkel ante estos inesperados espasmos. Los estudios no muestran que carezca de ningún mineral. El segundo incidente, el 27 de junio, también fue vinculado con la falta de líquido. “Bebí por lo menos tres vasos de agua, que manifiestamente me faltaba, y ahora me siento muy bien”, había declarado Merkel tras sufrir los temblores.