Nueva Orleans en alerta por la cercanía de la tormenta Barry

Pronostican que se convertirá en huracán entre uno o dos días.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/11/nueva-orleans-en-alerta-por-la-cercania-de-la-tormenta-barry/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T23:29:03-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T23:29:04-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Nueva Orleans fue declarada en emergencia por las autoridades ante las amenazas de la tormenta tropical Barry. Este jueves se dirigía hacia esa zona. Los habitantes, que reviven así el mortífero huracán Katrina de 2005, ya padecen inundaciones en esta ciudad y en otras partes del sureste de Estados Unidos. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) pronostica lo peor.

Los meteorólogos estadounidenses esperan que se convierta en un huracán el viernes por la noche o en la madrugada del sábado. Barry estaba a tan solo 145 kilómetros de la desembocadura del río Misisipi. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró el estado de emergencia y dos condados ordenaron la evacuación obligatoria de una parte de su jurisdicción. La alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, pidió el miércoles desde su cuenta Twitter que deben revisar sus planes y kits de suministro, y que estuvieran alertas de los últimos pronósticos.

“El centro de Barry estará cerca de la costa central o sureste de Luisiana el viernes por la noche o el sábado”, pronosticó el NHC en su boletín del jueves a las 18h GMT. La tormenta durante el próximo día o los dos próximos será intensa. El sol veraniego bañaba el centro de Nueva Orleans y soplaba una brisa constante el jueves, mientras turistas ocupaban las cafeterías, tomaban fotos del río crecido y compraban obras de arte callejero, reportó la agencia AFP.

Desde el cuerpo de ingenieros de la Armada de Nueva Orleans trascendió que los diques del sur de la ciudad corren peligro, informó CBS News. Funcionarios anunciaron que 118 bombas colocadas por toda la localidad estaban operando en su “máxima capacidad”. Katrina fue el más letal y costoso en la historia de Estados Unidos e inundó el 80% de la ciudad. Esa devastación golpeó otras partes del estado de Luisiana así como los vecinos Misisipi y Alabama, dejando 1.800 muertos a su paso y causando daños por más de 150.000 millones de dólares.

Si la tormenta se convierte en un huracán, como está previsto, será el primero de la temporada (desde junio hasta noviembre) en el Atlántico. Las brigadas del Departamento de Transporte y Desarrollo de Luisiana levantaban barreras y limpiaban zanjas y otros escombros ante el inminente diluvio. La zona que va desde la desembocadura del río Misisipi hasta Cameron, en Luisiana, está en alerta de huracán.

Más de 16.500 clientes quedaron sin electricidad en la mañana del jueves, reportó la empresa de energía Entergy Louisiana. Barry podría causar importantes inundaciones entre 25 y 38 centímetros de lluvia, con 50 centímetros en algunas zonas, estimó el NHC. En Nueva Orleans ya se ve a habitantes caminando con agua hasta las pantorrillas y a otros limpiando los escombros que las inundaciones han dejado en sus jardines.

Las plataformas petroleras y los operadores de gas del golfo fueron evacuados el jueves. El ayuntamiento de Nueva Orleans, la Universidad Loyola y otras instalaciones educativas fueron cerrados. Las escuelas del condado de Jefferson Parish cerrarían este viernes. Se llevaron a cabo evacuaciones obligatorias en los condados de Jefferson y Plaquemines, y otras voluntarias en la isla de barrera Grand Isle, según el noticiero web NOLA.com. El NHC observó que los vientos aumentaron a 64 km/h. Es posible que se formen “uno o dos tornados” durante la noche del jueves o del viernes en las zonas del sur de Luisiana y Misisipi.