Impactante: el Caribe mexicano y las 20 millones de toneladas de biomasa

El temible "sargazo" dio lugar a la floración de algas más grande del mundo.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/07/12/impactante-el-caribe-mexicano-y-las-20-millones-de-toneladas-de-biomasa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-07-12T12:04:15-03:00">julio 12, 2019</time></a>

El sargazo es una masa flotante que está invadiendo gran parte del Caribe que ahora se sabe que es la floración de algas más grande del mundo. Mediante la observación vía satélite, científicos descubrieron que el sargazo se extiende desde el occidente de África hasta el Golfo de México, una impactante extensión de algas en el Océano Atlántico y el Mar Caribe. Su crecimiento, creen, se debe a la deforestación y el uso de fertilizantes.

Como nunca antes, este año el sargazo propagó su infección a los destinos turísticos más populares del Caribe convirtiéndose en una molestia ecológica en la región ya que cerca de 1000 kilómetros de playas mexicanas se han visto afectadas en los últimos meses ya que la extracción de las algas toma tiempo, es costosa y no siempre es efectiva. Para tomar dimensión, hasta junio de 2018 “el Gran Cinturón de Sargazo del Atlántico” se había extendido 8.850 kilómetros con más de 20 millones de toneladas de biomasa.

En declaraciones a BBC Mundo, el doctor Chuanmin Hu, del Colegio de Ciencia Marina de la Universidad del Sur de Florida, “la química del océano debe de cambiar para que la floración se salga tanto de control”. Luego, continuó: “Al final, todo esto está relacionado al cambio climático porque éste afecta la precisión y la circulación oceánica e incluso las actividades humanas”.

Sobre la cuestión climática, agregó: “Pero lo que demostramos es que estas floraciones no ocurren debido a un incremento en la temperatura del agua. Probablemente llegaron para quedarse”. En cuanto al aspecto positivo, algunas especies de sargazo -que es un grupo de algas- viven en la superficie de los océanos, donde atraen a peces, aves y tortugas. Así, “en el océano abierto, el sargazo provee grandes valores ecológicos y sirve como hábitat y refugio de varios animales marinos”, afirma el doctor Mengqiu Wang.

Diversas fuentes indican que hay registros de que la masa de algas fue observada por primera vez por Cristóbal Colón y a ellas se debe el nombre del Mar de Sargazo, la región del norte del Atlántico. Sin embargo, el fenómeno como el que se ha visto este año, con la enorme cantidad de macroalgas, parece ser algo reciente o al menos detectado por primera vez en datos satelitales de 2011.

Otra posibilidad es que otras comunidades científicas logren encontrar el mecanismo para aprovechar las 20 millones de toneladas de biomasa acumulada, porque otro logro de la ciencia es que de un hecho conflictivo al menos para una parte como el turismo o el hábitat, sea positivo para otro, como la reutilización de determinados elementos para destinarlos a la generación de energía renovable.

Qué es el sargazo

Muchos no conocen siquiera el término, pero la amenaza del sargazo, que es la causa de graves estragos en toda la franja sureste de México, amenaza con dañar a la flora marina y, en una preocupación de extrema importancia, la segunda barrera de coral más importante del planeta. Para los especialistas, que confirmaron el regreso de esta plaga, se trata de una señal de alerta máxima.

Hablamos de una plaga de macroalgas marinas que ya está sobre las costas del estado de Quintana Roo, un punto del planeta donde se encuentran los principales paraísos vacacionales del país y que contribuye a un tercio del turismo internacional. Hasta el momento, la “mancha” cubre una extensión de más de 150 kilómetros del litoral del Estado, fronterizo con Belice, como advirtió Esteban Amaro, director de la Red de Monitoreo del Sargazo en Cancún.