Facebook habría pagado a subcontratistas para transcribir mensajes de usuarios

La red social aseguró haber suspendido esa práctica.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/13/115852/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-13T23:27:52-03:00">agosto 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-13T23:28:01-03:00">agosto 13, 2019</time></a>

La agencia Bloomberg reveló el martes que Facebook pagó a cientos de subcontratistas para transcribir fragmentos de conversaciones de algunos usuarios. La red social líder del mundo negó durante mucho tiempo actuar de esta manera para ajustar mejor sus anuncios o páginas de información. Ese hecho contribuye a la polémica sobre las nebulosas en sus políticas de privacidad.

En un comunicado enviado a la agencia financiera, Facebook reconoce haber transcrito grabaciones de conversaciones con la autorización de los usuarios, pero afirmó haber puesto fin a esta práctica, reportó la AFP. “Al igual que Apple o Google, desde la semana pasada hemos congelado la práctica de escuchar grabaciones de sonido realizadas por personas”, alegó la empresa de telecomunicaciones.

Consultado por la AFP, Facebook no respondió de inmediato. La empresa explicó que estaba autorizado a transcribir conversaciones por los usuarios de su aplicación Messenger. Los subcontratistas habrían verificado la función correcta de la inteligencia artificial de la red en la interpretación correcta de los mensajes. Según Bloomberg, los empleados que están a cargo de la transcripción estaban preocupados por las implicaciones éticas de su trabajo.

No estaban informados por el origen de las grabaciones ni del uso que hacía la empresa fundada por Mark Zuckerberg, agregó la agencia. Las gigantes Amazon, Apple y Google son vendedores de asistentes de voz y habían reconocido hacer lo mismo para mejorar las respuestas de sus aplicaciones. Apple y Google anunciaron que no mantenía esa práctica en las últimas semanas.

Amazon ofrece a sus clientes la opción de bloquear el uso de sus intercambios con Alexa, la inteligencia artificial que impulsa a sus asistentes de voz Echo. Facebook acaba de pagar una multa récord de 5.000 millones de dólares a las autoridades federales de Estados Unidos por mal uso de los datos privados de sus usuarios, y negó durante mucho tiempo el uso de grabaciones de audio para orientar mejor sus anuncios o hacer que sus páginas sean más atractivas.

El mes pasado, el Departamento de Justicia de EE.UU. abrió una investigación sobre los modelos de negocios de TwitterFacebook Google para aclarar si dañan a su competencia de manera ilegal. Esa instancia revisa “cómo las empresas tecnológicas han conseguido poder en el mercado, y si se han involucrado en prácticas que perjudican e impiden la innovación o afectan a los consumidores”.

De esa forma se verifica si esos gigantes tecnológicos están violando la ley. En caso de ilegalidad, el Departamento de Justicia “procederá de manera apropiada para buscar una reparación”. La investigación del Gobierno de Donald Trump busca evaluar las condiciones en las que compiten las firmas tecnológicas, y determinar si algunas compañías han ganado tanto poder que se han convertido en monopolios u oligopolios, impidiendo la competencia de libre mercado.