Seúl sumará radares e interceptores de misiles para contrarrestar a Corea del Norte

El objetivo es poder defenderse de las crecientes capacidades armamentísticas de Pyongyang.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/15/seul-sumara-radares-e-interceptores-de-misiles-para-contrarrestar-a-corea-del-norte/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-15T04:30:26-03:00">agosto 15, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-15T04:30:27-03:00">agosto 15, 2019</time></a>

Corea del Sur reveló que planea sumar dos radares antimisiles terrestres y construir tres destructores con sistema interceptor de misiles Aegis durante los próximos cinco años, con el fin de poder defenderse de las crecientes capacidades armamentísticas de Corea del Norte. Este proyecto diseñado por Seúl para el período 2020-2024 llega en un momento de suma preocupación por las prácticas misilísticas de su país vecino.

“El plan pide un aumento del 7,1% del gasto, del que una tercera parte sería destinado a mejorar la capacidades defensivas de Seúl”, dio a conocer la agencia local de noticias Yonhap. Más allá de la creación de los destructores y de sumar dos radares para mejorar su sistema propio de detección de proyectiles, Seúl reforzará sus capacidades antimisiles con el despliegue de la versión mejorada del sistema interceptor Patriot Advanced Capability 3 (PAC-3) y misiles Cheolmae-II.

Por otro lado, la semana pasada salió a la luz que Corea del Norte se robó nada menos que 2.000 millones de dólares de bancos y casas de cambio de criptomoneda gracias a ciberataques para financiar su programa de misiles nucleares. “La ONU está investigando al menos 35 instancias reportadas de Pyongyang atacando a instituciones financieras y cambios de criptomoneda y realizando actividades diseñadas para ganar divisa extranjera”, reveló un informe de las Naciones Unidas.

“Los ataques masivos contra cambios de criptomoneda permiten a Corea del Norte generar ingresos de maneras difíciles de rastrear y sujetas a una menor supervisión y regulación gubernamental que el sector bancario tradicional. Actores cibernéticos, muchos de ellos trabajando bajo la dirección del Reconnaissance General Bureau (el servicio de inteligencia norcoreano) recabaron dinero para sus programas de armas de destrucción masiva“, detalló la investigación.

“Pyongyang está violando las sanciones de la ONU al comprar bienes de lujo y equipos para el desarrollo de armas mediante transferencias ilícitas entre buques. El acceso de Corea del Norte al sistema global financiero facilitó estas y otras sanciones, mediante representantes de bancos y redes que operan alrededor del mundo. Corea del Norte también utilizó el ciberespacio para lanzar ataques cada vez más sofisticados con el fin de robar fondos de instituciones financieras y cambios de criptomoneda”, agregó el texto.

Asimismo, tras el lanzamiento de dos misiles en la cuarta prueba en apenas 12 días, Corea del Norte no dudó en asegurar que seguirá haciendo ensayos de armamento y además condenó el comienzo de ejercicios militares en Corea del Sur con la participación de Estados Unidos. Por este motivo, las crecientes tensiones en la península coreana amenazan con echar por tierra los últimos pasos de negociación entre Pyongyang y Washington.

“Los ejercicios conjuntos en Corea del Sur fueron una violación flagrante de los esfuerzos de paz en la península coreana. Esas maniobras son agresivos ejercicios de guerra que simulan un ataque sorpresivo a Corea del Norte. Por eso estamos obligados a desarrollar, probar y desplegar medios físicos poderosos que son esenciales a nuestra defensa nacional“, resaltó hace unos días una fuente de la Cancillería de Corea del Norte, según reportó la agencia oficial de noticias KCNA.