Google prohíbe a sus empleados hablar de política

El gigante tecnológico no quiere discusiones altisonantes en sus instalaciones.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/23/google-prohibe-a-sus-empleados-hablar-de-politica/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-23T23:26:35-03:00">agosto 23, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-23T23:44:38-03:00">agosto 23, 2019</time></a>

Google advirtió a sus empleados este viernes que se enfoquen en el trabajo en vez de discutir sobre política, informó la AFP. Esa empresa actualizó la guía de comportamiento. El gigante estadounidense de las búsquedas en internet pide que sean responsables, serviciales y reflexivos durante los intercambios en plataformas de mensajería interna y otros foros de conversación.

“Aunque compartir información e ideas con colegas ayuda a construir comunidad, interrumpir la jornada laboral para tener un enfurecido debate sobre política o la última noticia, no”, indica la guía en su nueva versión. “Nuestra responsabilidad primaria es la de hacer el trabajo que cada uno fue contratado para hacer, no utilizar el horario laboral para debates sobre temas no laborales”, se lee en el texto.

Las normas establecen que los comentarios internos de empleados de Google, sin importar su intención, podrían filtrarse y ser erróneamente atribuidos a la compañía, lo que generaría impresiones equivocadas. “Tenga cuidado de no hacer declaraciones falsas o engañosas sobre negocios o productos de Google, que socavarían la confianza en nuestros productos y el trabajo que hacemos”, advierte.

Gerentes y moderadores de los foros recibieron directivas de intervenir si detectan violaciones de las nuevas normas, anulando comentarios, finalizando discusiones o incluso aplicando sanciones disciplinarias.
En los últimos años, empleados de Google han desafiado a la empresa en temas que van desde el acoso sexual en el lugar de trabajo y contratación con agencias de defensa o inmigración.

No quiere política en su empresa, pero la política lo persigue. El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, denunció en días recientes al gigante tecnológico de participar en un “fraude electoral” a favor de la candidata demócrata en las presidenciales. “¡Google manipuló entre 2,6 y 16 millones de votos a favor de Hillary Clinton en las elecciones de 2016!”, afirmó el republicano.

Trump dijo que debía demandar a Google. “¡Mi victoria fue aún mayor de lo que se pensaba!”, escribió el pasado lunes. En varias ocasiones ha afirmado la presunta participación de la empresa de manera ilegal en la elección de 2016. Se basa en una investigación del experto Robert Epstein del Instituto Americano de Investigación y Tecnología del Comportamiento.

El instituto con sede en California (EE.UU.) afirma que el tecnológico alteró los resultados en su motor de búsqueda para ayudar a Clinton. Epstein testificó ante un tribunal en junio sobre sus averiguaciones que ha llamado el “Efecto de la Manipulación de los Motores de Búsqueda”. Google respondió que se trataba de “una teoría conspirativa mal construida”.