Disputa entre Bolsonaro y Macron: una polémica que va más allá de los incendios en el Amazonas

Fuente: NA

La relación entre ambos cada día se vuelve un poco más tensa.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/08/27/disputa-entre-bolsonaro-y-macron-una-polemica-que-va-mas-alla-de-los-incendios-en-el-amazonas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-27T19:28:48-03:00">agosto 27, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-27T19:30:58-03:00">agosto 27, 2019</time></a>

Las llamas en la selva amazónica han ocasionado algo más que miles de hectáreas calcinadas. La posición que tuvo frente a esta situación el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dejó un mar de dudas y una avalancha de críticas sobre su falta de reacción ante los incendios que están afectando el “pulmón vegetal del planeta“. Pero a esto se le suma el conflicto diplomático entre el mandatario brasileño y su homólogo francés, Emmanuel Macron.

La situación entre Bolsonaro y Macron volvió a tener un nuevo capitulo este martes, tras la negativa del brasileño a recibir la ayuda monetaria aprobada en la cumbre del G7 este fin de semana en Biarrtiz, Francia. El jefe de Gobierno de Brasil condicionó esa asistencia a que sólo la recibirá si el mandatario francés “retira sus insultos“, por haber cuestionado su capacidad de preservar la Amazonía.

“Primero el señor Macron debe retirar los insultos que hizo contra mi persona. Primero me llamó mentiroso” y luego, sostuvo, “que nuestra soberanía en la Amazonía es una cuestión abierta”, afirmó este martes Bolsonaro a periodistas. Los medios interrogaron al brasileño sobre el anuncio del rechazo de recibir 20 millones de dólares para combatir los incendios forestales.

Las posturas de Bolsonaro en materia ambiental, y en particular sobre el cambio climática y la deforestación en el Amazonas, también ha generado que otros países rechacen su posición. Por esto, Noruega y Alemania decidieron paralizar su ayuda financiera al Fondo Amazonía. Desde hace semanas, incluso meses, se han registrado miles de focos de incendios en la selva amazónica, tanto en el sector brasileño como en el boliviano. La diferencia es que Bolsonaro decidió tomar cartas en el asunto el viernes de la semana pasada, mientras que el presidente de Bolivia, lo viene haciendo desde mucho antes.

Esto último también ha abierto el debate a comparar gobiernos de izquierda con gobiernos de derecha. Es más, Bolsonaro ha decidido utilizar la carta nacionalista para calificar a Macron como un “colonialista” por querer involucrar a Europa en un asunto de Brasil. Pero este cuestionamiento no ha evitado que el mandatario brasileño se mantenga en el ojo de las críticas. Principalmente por también haber ofendido a Macron con un insulto hacia su esposa, Brigitte Macron.

Sin embargo, la decisión de no aceptar la importante suma de dinero del G7 por parte de Bolsonaro, también generó preocupación entre los nueve gobernadores de los estados amazónicos de Brasil, que en su mayoría son de derecha (dos del partido del presidente). “Necesitamos apoyo internacional e institucional y toda ayuda será bienvenida”, dijo Wilson Lima, gobernador del estado Amazonas (Partido Social Cristiano), citado por NA.

Los gobernadores instaron a Bolsonaro a cambiar su posición para recibir la ayuda de los europeos. “Los extremismos no son adecuados para enfrentar una temática compleja como la del medio ambiente”, señaló por su lado el gobernador de Maranhao, Flavio Dino, del opositor Partido Comunista de Brasil, PCdoB. Otra preocupación que también tendrá que afrontar el jefe de Estado brasileño es la amenaza de que el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur se caiga.

Esto último es una posibilidad que ya ha sido señalada por Francia e Irlanda, debido al mismo conflicto que ocasionó la falta de interés de Bolsonaro en los incendios forestales. La presidencia francesa había afirmado la semana pasada, que Bolsonaro “mintió” cuando se comprometió a respetar los compromisos de lucha contra el cambio climático acordados en la cumbre del G20 en Osaka, Japón. Ahora, su relación con Macron se encuentra en una encrucijada, aunque todavía mantiene el apoyo de su “amigo”, Donald Trump.