Cumbre Presidencial por la Amazonía: sobre qué discutieron y por qué no asistió Maduro

Fuente: NA

Estuvieron reunidos dentro de una maloka (choza indígena).
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/06/cumbre-presidencial-por-la-amazonia-sobre-que-discutieron-y-por-que-no-asistio-maduro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-06T16:59:50-03:00">septiembre 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-06T17:06:04-03:00">septiembre 6, 2019</time></a>

El territorio de 5,5 millones de km2 abarca a nueve países sudamericanos: Brasil, Perú (poseen la mayor extensión), Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Guayana Francesa y Surinam. Debido a los últimos acontecimientos por la quema de miles de hectáreas en el considerado “pulmón vegetal del planeta”, los presidentes de estos países se reunieron para dar inicio a la Cumbre Presidencial por la Amazonía.

La cita tuvo lugar en la ciudad de Leticia, capital del Amazonas (sur) en Colombia. Dentro de una maloka o choza indígena, los mandatarios y representantes de siete de los países que comparten la Amazonía se reunieron. El motivo: lograr medidas urgentes para la conservación y protección de la selva amazónica, que ha sido afectada por graves incendios producto de la deforestación y la sequía.

A la cumbre asistieron los presidentes y delegados de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Guyana y Surinam. Pero los dos restantes, no participaron. ¿Por qué? Por el lado de Venezuela, Maduro no recibió la invitación al encuentro. Esto pudo ocurrir por la tensión que hay entre el Gobierno de Nicolás Maduro e Iván Duque (Colombia) por el conflicto con el resurgimiento de la disidencia de la guerrilla de las FARC. Por su parte, la Guyana Francesa simplemente no asistió.

“Estamos acá para trabajar de la mano para sostener nuestra Amazonía”, dijo el presidente colombiano, Iván Duque, en el comienzo del encuentro, que convocó junto a su homólogo peruano, Martín Vizcarra, según consignó NA. Una de las disposiciones que acordaron es el Pacto de Leticia por la Amazonía: una agenda con “medidas concretas” para la protección del territorio amazónico. Igualmente, con esta normativa no sólo buscarán el compromiso de los países amazónicos, sino también de las demás naciones del mundo.

“Debemos cambiar la estrategia, debemos no solamente quedarnos en declaraciones de buena voluntad”, apuntó Vizcarra.”Tenemos que dar respuestas concretas (…) La dimensión del problema nos obliga a tomar decisiones drásticas”, destacó el presidente peruano. Duque informó sobre la intención del Pacto de Leticia. Este buscará “modernizar” los instrumentos actuales de protección de la selva amazónica, que datan de hace décadas, como el Tratado de Cooperación Amazónica de 1978.

Por su parte, el mandatario boliviano, Evo Morales, cuyo país se vio en gran parte afectado por los incendios forestales, sobre todo en la región de la Chiquitania, dijo: “La madre tierra está en peligro de muerte”. Para él una de las causas de lo ocurrido es por el cambio climático y el consumismo “excesivo”. Morales fue uno de los que se expresó sobre la ausencia de Maduro, acusando de que no fue invitado a la cumbre por “diferencias ideológicas”.

Mientras que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no pudo participar del encuentro, debido a que fue intervenido quirúrgicamente. Pero envío como representante de su gobierno al canciller Ernesto Araújo. El mandatario brasileño vivió una gran polémica por los incendios en la Amazonía de su país. Su falta de reacción a combatir las llamas hicieron que Europa pida por una “estatuto internacional” de la selva amazónica, opción plenamente rechaza por Bolsonaro.

Una de las acciones del acuerdo al que llegaron este viernes, es fijar metas locales para reforestar la selva, así como combatir los efectos del cambio climático. Además, buscarán compartir información para prevenir incendios como los ocurridos durante este año. La firma del Pacto de Leticia llega en un buen momento. Este viernes la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, pidió “reforzar los instrumentos” existentes, como la Convención de Patrimonio Mundial, para proteger, por ejemplo a este territorio conocido como el “pulmón vegetal del planeta“.