Bahamas enfrenta una crisis humanitaria, tras el devastador paso del huracán Dorian

Fuente: NA

Es considerada la catástrofe natural más grande en su historia.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/08/bahamas-enfrenta-una-crisis-humanitaria-tras-el-devastador-paso-del-huracan-dorian/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-08T19:09:46-03:00">septiembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-08T19:14:09-03:00">septiembre 8, 2019</time></a>

Nunca se pensó que la trayectoria de Dorian, cuando empezó como tormenta tropical destrozaría gran parte de este archipiélago formado por un total de 700 pequeñas islas. Pero la ruta de Dorian comenzó a variar, al punto que Puerto Rico, que se pensaba iba a ser fuertemente golpeada, solo fue rozada por el en ese momento huracán. Los bahameños no esperaban que Dorian, de categoría 5, devastara esta región del Caribe.

Imagen de la devastación que dejó Dorian en las islas Ábaco. Fuente: NA/AFP

Esta es una crisis de proporciones épicas” o “una de las mayores crisis en la historia de nuestro país”, son algunas de las frases que han reflejado las autoridades sobre el paso de Dorian sobre las Bahamas. Puntualmente, las islas Ábaco y Gran Bahama, fueron las islas más afectadas por el monstruoso huracán. De momento, se han registrado 43 muertos, pero el Gobierno espera que la cifra incremente, debido a la gran cantidad de personas que continúan desaparecidas.

Ahora, la cuestión se enfoca en la situación que debe enfrentar Bahamas, como los riesgos y las malas condiciones sanitarias que pueden complicar aún más la búsqueda de los desaparecidos. En las islas más afectadas todavía no hay electricidad ni agua. A esto se le suma la cantidad de escombros que con el paso de las horas dejan una imagen de cementerio desértico.

“Hay muertos en todas partes”, “los cuerpos siguen tirados”, fueron algunas de las declaraciones recogidas por la AFP de los sobrevivientes en las islas Ábaco. Ante los riesgos sanitarios el Ministerio de Salud de Bahamas y la Organización Panamericana de la Salud emitieron un comunicado en el que aseguran que no existe ningún tipo de epidemia en el archipiélago.

“Ninguna isla en las Bahamas ha sido puesta en cuarentena (…) Las inundaciones pueden aumentar potencialmente la transmisión de enfermedades contagiosas relacionadas con el agua. No obstante, por el momento no se ha detectado ningún caso de cólera, ni ha aumentado el número de enfermedades infecciosas debido al huracán”, reza el documento, citado por la agencia NA.

Según datos de la ONU, el pasó de Dorian por Ábaco y Gran Bahama dejó al menos 70.000 personas sin hogar. Frente a esta drástica cifra bajo el Programa Mundial de Alimentos, la ONU destinó unas 15.000 comidas y toneladas de materiales y equipo de ayuda a la región. “Quiero agradecer a todos los que respondieron y que están actuando con coraje para salvar vidas y rescatar a los más necesitados”, dijo el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, en su cuenta de Twitter.

“Estamos viendo la valentía y fortaleza de los bahameños que soportaron horas y días de horror. Nuestra tarea urgente será proporcionar alimentos, agua, refugio y seguridad”, agregó. Lo que ocasionó Dorian en las Bahamas es considerada la catástrofe natural más trágica en su historia. Igualmente, así lo refleja Minnis, que ha advertido que la devastación del huracán durará “generaciones”. Frente a todas estas adversidades y la crisis humanitaria que atraviesa, países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia, han comenzado a ayudar en la reconstrucción de las islas Ábaco y Gran Bahama.