La NASA anunció un descubrimiento "enigmático en el espacio"

El misterioso hallazgo aún no tiene explicación.

La NASA anunció un descubrimiento considerado como “misterioso en el espacio profundo que hasta el momento no puede ser explicado en su totalidad, y que se trata de destellos brillantes de manchas de color verde y azul que aparecieron y desaparecieron en lo que se conoce como un segundo cósmico”. El hecho se dio mientras el observatorio de rayos X NuSTAR estaba observando la galaxia de Fireworks.

En ese momento, se encontró con “múltiples gotas de luz azul y verde que aparecieron y desaparecieron en cuestión de semanas, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en el Astrophysical Journal“, según cita la agencia ANSA. Asimismo, el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA también fue testigo de la aparición y desaparición del fenómeno de color, conocido como fuente de rayos X ultraluminosod (ULX).

Según Hannah Earnshaw, investigadora en Caltech, “diez días es un tiempo realmente corto para que aparezca un objeto tan brillante. Por lo general, con NuSTAR, observamos cambios más graduales a lo largo del tiempo, y no solemos observar una fuente varias veces en rápida sucesión”, indicó al tiempo que agregó: “En este caso, tuvimos la suerte de ver que una fuente cambiaba extremadamente rápido, lo cual es muy emocionante”.

Ante esto, en el ambiente espacial muchos se preguntan, entonces, ¿que es lo que vieron? Ante las múltiples teorías sin confirmación, tampoco se descarta que la gota verde podría ser un agujero negro que consume otro objeto. “Si un objeto se acerca demasiado a un agujero negro, la gravedad puede separar ese objeto, llevando los escombros a una órbita cercana alrededor del agujero negro”, detalló la NASA.

Luego, agrega: “El material en el borde interno de este disco recién formado comienza a moverse tan rápido que se calienta a millones de grados e irradia rayos X. Otra posible explicación es que se trata de una estrella de neutrones que tienen aproximadamente la misma masa que el Sol, pueden atraer material, creando discos de escombros que pueden generar fuentes ULX”.

Custodia militar, desde el espacio

Debido a las crecientes tensiones con Rusia y China, el presidente de Estados UnidosDonald Trump, dio a conocer este jueves la creación de un comando militar unificado para el espacio, cuyo fin será solidificar la dominación del gigante norteamericano en este nuevo escenario de combate. “Ahora vamos a tratar el espacio como una región independiente con un nuevo comando de combate geográfico unificado. El establecimiento de este 11º comando de combate es un momento histórico”, aseguró.

“Este nuevo mando va a supervisar los satélites y las aeronaves de gran altura como un terreno de combate con un rango equivalente al que tienen los centros de comando de Estados Unidos en Oriente Medio o en el área del Pacífico. Spacecom va a asegurarnos que la supremacía de Estados Unidos en el espacio nunca sea cuestionada ni amenazada”, enfatizó el mandatario en una acto oficial en Washington.

A pesar de que el Departamento de Defensa estadounidense ya tiene un cuerpo de la Fuerza Aérea que se dedica al espacio exterior, este novedoso cuerpo va a hacer hincapié en la importancia de sistemas especializados y entrenamientos específicos para ese escenario. “Los rivales de Estados Unidos ya se han enfocado en cómo luchar en el espacio en un eventual conflicto de amplia envergadura”, sostuvo, por su parte, el general de la Fuerza Aérea, John Raymond, quien encabezará la unidad.

Por otro lado, Jim Bridenstine, jefe de la NASA, manifestó hace unas semanas que la agencia espacial del país norteamericano considera “realizable” el objetivo fijado por la Casa Blanca de enviar astronautas de esa nación a la Luna desde el 2024. Además, reveló que se necesitan entre “20 a 30 mil millones de dólares suplementarios en cinco años” para poder conseguirlo.

Bridenstine arribó en aquel momento a Francia para detallar la iniciativa de Estados Unidos de enviar otra vez seres humanos al único satélite natural de nuestro planeta, entre ellos por primera vez viajará también una mujer. El presidente Trump ya había rubricado hace dos años una directiva solicitándole a la NASA hacer nuevos viajes tripulados a la superficie de la Luna.

“En un primer momento se había fijado la fecha de 2028. Pero en marzo pasado, la Casa Blanca aceleró la agenda y exige ahora que los astronautas estadounidenses lleguen a la Luna desde 2024. Es realizable”, explicó el dirigente. La NASA está desarrollando hace algunos años los mega-cohetes SLS y la nave Orion en los que viajarán los profesionales a ese nuevo desafío.

“También se apoyará en la industria privada para que suministre elementos para una pequeña estación que orbite alrededor de la Luna. Queda el gran problema del alunizador, que depositará a los astronautas en la Luna y los llevará luego de regreso y que aún no está financiado. Entre 20 a 30 mil millones de dólares en cinco años es la suma adicional que necesitamos para este alunizador”, reveló Bridenstine.

Compartir en: