España comenzará a discutir la ley de eutanasia: qué posibilidades tiene de aprobarse

No es la primera vez que buscarán una regulación sobre este controversial tema.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/10/espana-comenzara-a-discutir-la-ley-de-eutanasia-que-posibilidades-tiene-de-aprobarse/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-10T15:13:36-03:00">septiembre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-10T15:13:37-03:00">septiembre 10, 2019</time></a>

La iniciativa liderada por el PSOE, partido político del presidente, Pedro Sánchez, contó este lunes con la mayoría de diputados de la Cámara Baja para que sea el primer proyecto de ley admitido por esta recién electa legislatura. Sin embargo, la inestabilidad política de este segundo Gobierno del socialista Sánchez podría dejar en el camino la posibilidad de que sea avalada, pero ¿de qué dependería su aprobación?

Según citó el diario español, El País, el texto señala “reconocer el derecho a poner fin a la propia vida en caso de enfermedad grave e incurable, o de una enfermedad grave, crónica e invalidante”. Uno de los puntos del proyecto es que los médicos y profesionales de la salud puedan utilizar la “objeción de conciencia“: la negativa a rechazar, en este caso, la eutanasia por motivos éticos o religiosos.

Igualmente, la propuesta establece comisiones de “control previo”, las cuales deberán estar avaladas por dos médicos para autorizar por completo la eutanasia. Pero esta no es la primera legislación que ha sido tratada en el poder legislativo español. Según la presidente de la Comisión Constitucional -citada por El País-, Patxi López, lamenta que todavía España no cuente con una ley que evite el “sufrimiento” de los enfermos terminales.

“Este no es un debate nuevo (…) Pedimos disculpas porque para algunas personas, para muchas, ya llegamos tarde: Ramón Sampedro, Inmaculada Echevarría, María José Carrasco, Maribel Tellaetxe, y todas las personas que han tenido que soportar la desesperación del sufrimiento sin límite”, dijo López, haciendo referencia a casos emblemáticos en España sobre el uso de la eutanasia.

El apoyo al tratamiento de la ley fue respaldado por todas las fuerzas políticas, menos por el de PP (Partido Popular) y Vox, el primero de centroderecha y el segundo de ultraderecha. José Ignacio Echániz, portavoz del PP, calificó la respuesta de los demás espacios como un acto “irresponsable”, alegando que la propuesta es una “ingeniería social y deconstructiva”.

Echániz dejó una frase que hizo ruido en la legislatura: “Lo fácil, lo cómodo, lo sencillo y lo barato”, en referencia a las personas que optan por recibir la eutanasia, y agregó que la ley “es una cuestión ética y de humanidad”. Lo que sí es cierto, es que la inestabilidad en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez podría dejar en ascuas la discusión y posterior aprobación del proyecto.

El líder del PSOE no ha logrado establecer un gobierno de coalición. Lo ha buscado por todas las formas, pero estaría más cerca de no conseguir la gobernabilidad, lo que implicaría nuevas elecciones. Por esta situación, el PP acusó a los socialistas de utilizar el debate de la ley como una herramienta “electoralista”. Una de las diputadas, Eva García Sempere (Izquierda Unida), llegó a decir que el PSOE hace “campaña con el dolor de la gente”.

Pero más allá de ser una discusión política, la sociedad española también ha demostrado que está en su gran mayoría en favor de una regulación sobre la eutanasia. Según una investigación del Centro Investigaciones Sociológicas (CIS), el 58% de los españoles contestaron que “sí” cuando se les preguntó si apoyan la legislación, frente a solo el 10% está en contra “con seguridad”.