Hijo de Bolsonaro que quiere ser embajador de Brasil en EE.UU. causa revuelo al mostrarse armado

Imagen tomada de la cuenta Twitter de Eduardo Bolsonaro.

El mandatario brasileño debió revertir un decreto que autorizaba a los políticos portar armas.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/10/hijo-de-bolsonaro-que-quiere-ser-embajador-de-brasil-en-ee-uu-causa-revuelo-al-mostrarse-armado/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-10T22:43:09-03:00">septiembre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-10T23:01:07-03:00">septiembre 10, 2019</time></a>

“Bien con JB @jairbolsonaro. Una vez más, agradecemos al equipo médico que realizó la cirugía y a todos los que oraron, oraron o de alguna manera enviaron energías positivas. Funciono”, eso escribió Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente que quiere ser embajador de Brasil en Estados Unidos. Todo normal en el mensaje, pero la polémica se generó al mostrarse en la foto anexa con un arma de fuego al cinto.

Se hizo fotografiar junto a su padre, Jair Bolsonaro, en el hospital Vila Nova Star, durante la convalecencia del mandatario tras una intervención quirúrgica a la que se sometió el pasado domingo. Eduardo Bolsonaro aparece con una pistola modelo Glock de 9 mm de color negro en su pantalón. La polémica se desató porque el gobernante ultraderechista apoya que los civiles porten armas.

A través de un comunicado, el recinto médico Vila Nova Star indicó que Eduardo Bolsonaro cumple “totalmente con la legislación brasileña”. El organismo “debe ser consultado sobre el ingreso del arma es la Oficina de Seguridad Institucional, encargada de las normas de seguridad que rigen el internamiento del presidente Jair Bolsonaro en este hospital”, se agregó en la misiva.

Eduardo Bolsonaro es diputado del Partido Social Liberal y “puede portar este tipo de armas porque está dentro del registro de Policías Federales de Brasil. Dicho modelo es uno de los más utilizados por los uniformados”, publicó el diario brasileño O Globo. En mayo pasado, el presidente brasileño firmó un decreto que flexibilizó el porte de armas para cazadores y socios de clubes de tiro.

“La seguridad pública comienza dentro de casa”, declaró Bolsonaro luego firmar el decreto, que también eliminó algunas restricciones que existían para la importación de armas y municiones, la cual sería reglamentada por normas establecidas posteriormente. En otro de sus puntos, el decreto también iba a permitir el porte de armas a los miembros de las fuerzas armadas con más de diez años de servicio.

Según Bolsonaro, con ese decreto “cada quien que quiera tener y portar un arma de fuego lo podrá hacer”. Y favorecía “a cazadores y socios de clubes de tiro”. La medida se extendía a políticos elegidos para algún cargo público, camioneros, periodistas de asuntos policiales, abogados, agentes de tránsito y empleados de empresas de transporte de valores.

A finales de junio, Bolsonaro debió revocar los decretos que se referían a la autorización de porte de armas en la vía pública a políticos, agricultores, camioneros, cazadores y a quienes practican el tiro deportivo, entre otros. Esa medida elevaba de 50 a 5.000 las municiones compradas al año por propietarios de armas, dependiendo del calibre. El masivo rechazo hizo que retrocediera en su promesa de campaña.