Cataluña: marcha a favor de la independencia registró su récord de participación más bajo

Fuente: NA

El movimiento independentista ha perdido público.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/11/cataluna-marcha-a-favor-de-la-independencia-registro-su-record-de-participacion-mas-bajo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-11T18:32:12-03:00">septiembre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-11T18:33:42-03:00">septiembre 11, 2019</time></a>

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), organizadora de la manifestación, estaba atenta a la cantidad de personas que iban a participar. El desasosiego que dejó la sentencia judicial contra 12 de los líderes políticos implicados en el intento de secesión ocurrido en 2017, parece haberse sentido en la octava marcha desde 2012. Los números fueron muy bajos en comparación a años pasados.

La celebración de la Diada ocurre cada 11 de septiembre. Es una fecha patria por la caída de Barcelona en 1714 ante las tropas del rey borbón Felipe V, en lo que fue la guerra de sucesión española. Por ello, este día ha sido utilizado por el movimiento independentista para expresar su deseo de emancipación de España. Sin embargo, en este ocasión la participación dejó a sus organizadores algo cabizbajos.

Según datos de la policía local, la cifra estuvo “alrededor de 600.000 personas”. Es la más baja desde que las marchas empezaron a adquirir el tono separatista hace siete años. Incluso, en la de 2018 y 2017 la participación estuvo cerca del millón de personas. La movilización se realizó bajo el lema “Objetivo independencia”. Una de las dirigentes de la ANC reconoció que “ésta es la Diada más difícil de las que hemos organizado”, citado por NA.

No obstante, Elisenda Paluzie, presidente de la ANC celebró la manifestación. “Volvemos a ser centenares de miles de personas que llenan las calles de Barcelona”. Pero tampoco dejó pasar por alto el reclamó a los actuales líderes catalanes: “No sólo no hemos avanzado sino que se dan pasos atrás” en la búsqueda por la independencia.

Antes de la marcha, Paluzie dijo a la AFP que “es importante que se nos vea con fuerza y movilizados de manera masiva”. La situación no es la misma a la de octubre de 2017, cuando los líderes proclamaron una república que duró menos de dos semanas a través de un referéndum que fue considerado como ilegal por el Estado español. Por eso, el Tribunal Supremo juzgó a quienes participaron en aquella movida política.

Carles Puigdemont, uno de los perseguidos por la justicia, fue el líder del movimiento y expresidente de la Generalidad de Cataluña entre 2016 y 2017, pero hoy se encuentra en Bélgica por haber intentado escapar de su condena. Aún así, desde el extranjero envío un mensaje. “Hoy volveremos a enseñar al mundo que persistimos a pesar de la represión”, dijo en Twitter. Además del vacío de poder del movimiento separatista se suman las diferencias entre las facciones políticas. Los más radicales se muestran impacientes por la “inacción” de los actuales líderes.

Pero la baja participación no fue el único problema que enfrentó la movilización. Hubo momentos de tensión en las afueras del Parlamento regional catalán. Unos 200 y 300 jóvenes lanzaron piedras y botellas contra la policía, que terminó dispersándolos sin el uso de la fuerza. La marcha comenzó alrededor de las 17:14 hora local en la plaza de España en Barcelona, principal urbe catalana.