Cambio climático en vivo y en directo: récord de calor en Europa

Las temperaturas convirtieron al viejo continente en un lugar insoportable.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/cambio-climatico-en-vivo-y-en-directo-record-de-calor-en-europa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T06:54:14-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T06:54:15-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

No hace falta demasiados estudios y pruebas. El cambio climático es real y puede verse en un agosto de calor extremo en todo Europa con las temperaturas que se ubicaron como las segundas más altas en promedio de los últimos 40 años para ese mes. La marca da un promedio de 0.53 grados Celsius más respecto al período 1981-2010, es decir, el verano más caluroso de los últimos 40 años.

Así lo estableció Copérnico, el programa europeo para la observación satelital de la Tierra que usa el Centro Previsión Meteorológica Europea a medio plazo (ECMWF). En tanto, los meteorólogos de 3bmeteo.com anticiparon que esta semana las temperaturas volverán a subir con picos de 33 grados en distintas ciudades. El reciente agosto fue precedido sólo por agosto de 2016 con apenas 0,04 grados de diferencia.

Los dos centros de investigación además coinciden en que las principales anomalías de las temperaturas se registran en invierno, cuando los valores pueden variar sustancialmente de mes a mes. Incluso -cita ANSA- “las cifras de verano muestran una buena temporada este año, que aparece en el cuarto lugar desde 1979, con una temperatura promedio de aumento cercana a 1,1 grados en comparación con el promedio de referencia”.

Bernardo Gozzini, meteorólogo del Consorcio Lamma-CNR, detalló: “En primer lugar entre los veranos más calurosos de Europa aparece el de 2010 con 1.32 grados más, seguido por el de 2018 con 1.31 grados, y el de 2003 con 1.16”. Copérnico y ECMWF analizaron los datos de los últimos 12 meses: de septiembre de 2018 a agosto de 2019 las temperaturas eran 0,54 grados más cálidas que el promedio para el período 1981-2010.

Así, 2016 es el año más caluroso de la historia, con una temperatura global de 0.63 más elevada, frente a la de 2017 con 0,54 grados y a partir de 2018 con 0,46. Esto lleva a la creciente preocupación de la comunidad científica que insiste en actuar para respetar los acuerdos de París que plantean un límite máximo de calentamiento global de 1.5 grados.

Los dos centros de investigación, en su informe, afirman además que aunque existe una discrepancia entre los datos oficiales y los independientes, todos reconocen hechos preocupantes: “La excepcionalidad del calor en 2016 y el intenso calor de 2015, 2017 y 2018; la tasa de calentamiento en aumento desde finales de los años ’60; y el período prolongado con temperaturas superiores al promedio desde 2001 en adelante”.

De esta manera, los continentes según sus regiones, en cualquier rincón del planeta, muestran cómo las temperaturas van variando año a año. Así como en verano hay temperaturas récord con olas de calor mortales, los fenómenos climáticos cada vez son más sorpresivos y violentos, ya sea con el frío, el calor, las inundaciones o todo lo que se convierta en otra señal de la naturaleza de que algo, evidentemente, anda muy mal.