Gobierno de Maduro denunció en la ONU el bloqueo económico impuesto por EE.UU.

Fuente: @NicolasMaduro

También exigen la devolución del dinero del Estado que ha sido congelado.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/gobierno-de-maduro-denuncio-en-la-onu-el-bloqueo-economico-impuesto-por-ee-uu/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T13:39:20-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T13:41:49-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

En una nueva respuesta emitida en esta oportunidad por el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, el régimen de Nicolás Maduro expuso su queja contra el bloqueo económico implementado por Estados Unidos. Además, desde este mismo ministerio emitieron un comunicado sobre la activación del TIAR, que este miércoles aprobaron 12 países miembros de la OEA.

El canciller Arreaza objetó este jueves las medidas punitivas que el presidente estadounidense, Donald Trump, impuso contra el Gobierno de Venezuela a principios de agosto. El ministro dijo que “las sanciones violan abiertamente los derechos humanos” y exigió el cese del “bloqueo económico” avalado por Washington. Asimismo, el funcionario chavista espera que las Naciones Unidas responda “sobre su impacto negativo en el disfrute de los derechos humanos”.

Desde el Panel de Discusión Bienal sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), realizado en Ginebra, el canciller destacó que este espacio tiene la finalidad de “abordar las medidas coercitivas unilaterales”. Este foro ha sido organizado por el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) del que es parte Venezuela.

El pasado 8 de agosto, Trump impuso un bloqueo total a las propiedades de los funcionarios oficialistas en Estados Unidos. Sobre esto, Arreaza manifestó que estas acciones “ocasionan grandes sufrimientos a los países al boicotear economías, asfixiar el comercio y promover la destrucción de los sistemas productivos”. Del mismo modo, el canciller exigió “la devolución de empresas, activos, dinero robado, y el cese del bloqueo comercial y financiero contra los venezolanos”.

Según datos del Gobierno de Maduro, alrededor de 30.000 millones de dólares del Estado se encuentran congelados en el exterior por las sanciones económicas impuestas por la Casa Blanca. La falta de esa cifra presuntamente impide la adquisición de insumos básicos, alimentos y medicinas para la población venezolana. Esto se traduce en un informe del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR, por sus siglas en inglés), que revela que entre 2017 y 2018 unas 40.000 personas murieron por las medidas punitivas de Washington.

Pero la exposición de la denuncia del régimen chavista ante la ONU no es la única queja que en la fecha expresaron contra la participación de otros países en la búsqueda por terminar con la crisis política de Venezuela. Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que expresa su profundo rechazo contra la aprobación de 12 países del continente americano de activar el Tratado Internacional de Asistencia Recíproca (TIAR).

“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela denuncia de manera categórica ante la comunidad internacional y los pueblos del mundo la infame decisión de un pequeño grupo de Gobiernos de la región que, alineados a los intereses del Gobierno supremacista de los Estados Unidos, invocaron la activación de un nefasto instrumento de la historia de nuestro continente como es el caso del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR)”, señala el documento.

Venezuela salió de este organismo durante el mandato del fallecido presidente, Hugo Chávez. “El 14 de mayo de 2013, el Estado venezolano denunció el infame instrumento imperial y junto a otros países de nuestra región se desvinculó para siempre del mismo”, reza el comunicado. Esta acción ha sido buscada por el líder opositor y presidente encargado, Juan Guaidó, para lograr la ayuda internacional y terminar con el “cese de la usurpación” de Maduro en el poder. La oposición desconoce los resultados de las últimas elecciones presidenciales (2018) por considerarlas fraudulentas. Del mismo modo más de 50 países, como Estados Unidos, no reconocen a Maduro como mandatario, sino a Guaidó.