Huelga de transportes por reforma de pensiones amenaza con paralizar París

La RATP propuso soluciones alternativas de movilidad.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/huelga-de-transportes-por-reforma-de-pensiones-amenaza-con-paralizar-paris/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T12:59:32-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T13:10:51-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

Una huelga masiva del transporte público contra la reforma del sistema de jubilaciones y pensiones impulsada por el gobierno francés de Emmanuel Macron amenaza con paralizar este viernes París. Los sindicatos de la RATP (Red de transportes de cercanías de París e Isla de Francia) anunciaron una huelga “masiva” que podría tener un fuerte impacto en la circulación, por lo que pidieron a los parisinos desplazarse únicamente si es estrictamente necesario.

En total, 10 líneas del metro de París estarán cerradas, habrá muy pocos trenes de cercanías y únicamente en las horas pico, y sólo circularán un tercio de los autobuses y tranvías que transitan normalmente en la capital francesa. “Consciente” de las dificultades a las que se enfrentarán sus usuarios el viernes, la RATP puso en pie “soluciones alternativas de movilidad”.

Entre las opciones incluyeron el uso gratuito de motos o bicicletas eléctricas de libre servicio, subsidios a quienes compartan sus coches o aparcamiento a mitad de precio. Según los sindicatos, será la peor huelga en la red de transportes de París en los últimos doce años. “Estoy en la RATP desde 1996 y nunca había visto algo semejante. Tantos huelguistas, de todos los oficios, e incluso algunos directivos movilizados.

Las pensiones afectan a todos”, dijo al diario Le Parisien Marc Brillaud, del sindicato SUD. En efecto, según las previsiones, ésta podría ser la peor huelga en los transportes en más de una década. La última de magnitud comparable fue el 18 de octubre de 2007, precisamente contra una reforma del sistema de pensiones impulsada por el expresidente conservador Nicolas Sarkozy.

Doce años después, los sindicatos del transporte público parisino vuelven a movilizarse contra un nuevo proyecto y para intentar salvar su régimen especial de pensiones, que está previsto desaparezca ahora con la reciente creación del “sistema universal” impulsado por el presidente Emmanuel Macron. En Francia, algunos trabajadores, que realizan tareas duras o peligrosas, se inscriben dentro de regímenes especiales de pensiones que les permiten, por ejemplo, una jubilación anticipada.

Es el caso de los empleados de la RATP, pero también de los militares, marinos o funcionarios públicos, que cotizan en una caja autónoma. Estos regímenes “no son una ventaja, sino un derecho”, afirmó el jueves a la radio RTL Philippe Martinez, secretario general de la CGT, uno de los principales sindicatos de Francia, para quien esta huelga es una muestra de “la realidad del descontento en el país”. 

“Mañana la RATP, ayer la salud”, el gobierno debe “tomar el cuenta la cólera que está aumentando desde hace meses”, dijo en referencia a otros frentes sociales, como la huelga en los servicios de urgencias en cerca de 250 hospitales públicos franceses, que está a punto de cumplir seis meses. La reforma del sistema de pensiones es una promesa de campaña de Emmanuel Macron, quien se comprometió a eliminar los 42 distintos regímenes especiales y crear un sistema “universal” mediante el uso de puntos, en el que “1 euro aportado otorga los mismos derechos”.