Reino Unido: un nuevo problema se suma a la crisis política de Boris Johnson

Fuente: NA

Sigue hundido en la polémica.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/reino-unido-un-nuevo-problema-se-suma-a-la-crisis-politica-de-boris-johnson/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T15:17:01-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T15:24:09-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

El primer ministro británico, Boris Johnson, tuvo otro percance en lo que ya ha sido una semana complicada para su gobierno. Hay mucha desconfianza a su liderazgo por una serie de cuestiones relacionadas con el Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea). Este jueves se le acusó de haber utilizado a la reina Isabell II para aprobar la suspensión del Parlamento.

Sin embargo, Johnson ha salido a expresar su negativa de haberle mentido a la monarca, según consignó la agencia NA. El conflicto viene desde hace dos semanas cuando el primer ministro ingresó una moción para que el Parlamento fuera a un receso hasta el 14 de octubre. Pero la decisión dependía completamente de la reina, quien terminó aprobando la suspensión del poder legislativo británico.

La medida entró en rigor este martes, pero diputados tanto opositores como partidarios de Johnson consideran que ha tomado una decisión en cierta forma “dictatorial”. Muchos inclusive señalaron que era un “golpe de Estado” al Parlamento. Además, a esto se le han sumado protestas de los ciudadanos que rechazan la suspensión. La mayoría considera que Johnson quiere concretar el Brexit sin un acuerdo con Europa, lo que significa una gran preocupación por las futuras relaciones con la UE.

El mandatario conservador dijo que necesitaba más tiempo para presentar su programa de política nacional y por ello pidió la suspensión del Parlamento. Este jueves periodistas le preguntaron si en efecto le mintió a la reina, a lo que el primer ministro contestó: “¡Absolutamente no!”. En estas dos semanas, Johnson ha experimentado importantes reveses.

Una ley aprobada por la Cámara Alta evitará que el Brexit se produzca sin un acuerdo, lo que le obligará a pedir una segunda postergación del mismo. Si para el 19 de octubre no hay un trato de salida con la Unión Europea, la fecha será sí o sí modificada para enero del próximo año. En principio, el Reino Unido debía “divorciarse” de la UE el 29 de marzo, pero la predecesora de Johnson, Theresa May, no lo logró.

Además, el primer ministro perdió la mayoría en el Parlamento por la rebelión de 21 de sus diputados que votaron en contra de su idea de adelantar las elecciones generales, petición que le fue denegada en dos oportunidades. A esto se le suma la publicación de un informe que asegura que habrá problemas si se produce un Brexit brutal: sin acuerdo.

“Si el señor Johnson no hubiese cerrado el parlamento, los diputados lo habrían freído”, afirmó el jueves Tom Brake, del opositor Partido Liberal-Demócrata, en referencia a que si el Brexit ocurre de esta forma habría falta de alimentos frescos y medicamentos en el Reino Unido. El documento elaborado en secreto fue titulado, Operación “Yellowhammer”. En él, funcionarios de Johnson advierten de complicaciones con el abastecimiento de agua, el transporte y en las fronteras, lo que podría desatar “disturbios públicos y tensiones comunitarias”. Los británicos aprobaron en un referéndum (2016) la salida de la UE con el 52%, pero su implementación traería más problemas que soluciones.