¿Ventaja o desventaja? Chile discute un proyecto de ley para reducir la jornada laboral

La propuesta cuenta con un elevado respaldo de los ciudadanos.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/12/ventaja-o-desventaja-chile-discute-un-proyecto-de-ley-para-reducir-la-jornada-laboral/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T15:59:46-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T16:04:31-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

Una legislación impulsada por la diputada Camila Vallejo del Partido Comunista podría cambiarle la vida a los trabajadores chilenos. En un contexto laboral de baja producción, quizás sería favorable tanto para el empleador como el empleado. Menos trabajo también significaría más tiempo para la familia y la diversión, pero ¿podría ser una amenaza para el bolsillo?

“La jornada laboral de un máximo de 45 horas no permite a los trabajadores desarrollar una vida familiar o disponer de tiempo libre para educarse o entretenerse”, indica el proyecto presentado por Vallejo, una de las figuras de la lucha estudiantil por una educación pública. La discusión cuenta con un elevado respaldo de los ciudadanos. Según sondeos recientes, el 70% está a favor de la moción, de acuerdo a lo consignado por la agencia NA.

La agenda laboral del Gobierno de Sebastián Piñera (conservador) se ha centrado en elaborar una reforma a los pensionados por el Estado. Sin embargo, la propuesta de Vallejo obligó a que modifique sus prioridades. El proyecto fue aprobado por la Comisión de Trabajo y en octubre será discutida en la sala del Congreso, donde el presidente no cuenta con la mayoría parlamentaria.

“En los países que se instauraron reformas que reducían la jornada laboral a 40 horas, ya venían experimentando aumentos significativos en su productividad”, planteó en oposición al proyecto el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, citado por NA. Chile tiene uno de los niveles más bajos de productividad laboral. Es el segundo país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), detrás de México, con la peor estadística en este aspecto.

Otra de las problemáticas actuales es la inestabilidad de su mercado laboral, el cual está en un proceso de transformación en el que esperan miles de empleos destruidos por la llegada de la automatización. Por estas razones los opositores a la propuesta de la exdirigente estudiantil consideran que se da en un mal momento. Por su parte, el Gobierno de Piñera planteó una segunda opción.

La idea del oficialismo sería que la jornada se reduzca en vez de 40 a 41 horas, pero de manera gradual sumándole una flexibilización de la jornada previamente acordada con el trabajador. Uno de los puntos positivos del planteamiento de Vallejo es que el tiempo de la comida o breaks, no será afectado, ni mucho menos repercutirá en las remuneraciones.

“Me parece una discusión anacrónica, inconducente y totalmente fuera de contexto. Lo que deberíamos hacer en Chile es estar preocupados en el entrenamiento de habilidades y competencias del siglo XXI para los actuales trabajadores”, indicó a la AFP el economista y académico de la Universidad Diego Portales, Alfredo Barriga. “No sabemos cuáles van a ser las condiciones de la jornada laboral en 10 años más; entonces para qué ponernos a hacer ahora leyes que pueden quedar obsoletas en 5 o 6 años”, añadió.

Uno de los argumentos para no permitir la modificación es que realmente la cantidad de horas disminuiría a 35 o 37,5 horas semanales, debido a los tiempos que tienen los trabajadores para comer, que por lo general es de una hora. La semana laboral chilena de por sí ya es inferior a la de países como Argentina o Brasil, que tienen 48 horas. Sin embargo, datos de la OCDE muestran que en promedio un empleado chileno es uno de los que mas trabaja anualmente: 1.954 horas. No obstante, el Gobierno ya maneja la idea de vetar el proyecto si avanza en el Congreso.