Amazonas: el fuego sigue sin control en la selva boliviana

Las llamas, como en la zona brasileña, se expanden rápidamente.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/13/amazonas-el-fuego-sigue-sin-control-en-la-selva-boliviana/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T06:41:40-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T06:41:43-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

El avance del fuego en el Amazonas no se detuvo porque así como el mundo vio en vivo y en directo cómo las llamas destruía gran parte del pulmón verde del planeta, Bolivia sufre lo mismo. La zona selvática del país del altiplano sufre el avance del fuego sin control en cuatro municipios, poniendo en jaque poblaciones enteras, las tierras y el ganado. Por el momento, las autoridades lo combaten desde el aire con agua y tierra.

El clima no ayuda porque las altas temperaturas agravan el escenario, con vientos que no ayudan y una falta de humedad que permite la propagación del siniestro. “En casi todo el territorio hay incendios; estamos peleando pero ya no podemos porque la fuerza del fuego es demasiada, ya no tiene caso de continuar. Son más de 200 mil hectáreas quemadas, además de 10 casas totalmente destruidas, a Dios gracias sin víctimas”, dijo el alcalde boliviano.

La región de la Chiquitanía sufre desde julio incendios forestales de magnitud y con latente riesgo de avivarse de nuevo en zonas ya controladas, como así también bajar de las alturas y destruir todo a su paso en el llano. El fuego ya consumió 2,1 millones de hectáreas, entre bosques y pastizales en la región, mientras que unas 70 mil cabezas de ganado bovino sufren el humo, la falta de agua y la quema de pastos.

África también arde

El avance del fuego en la selva del Amazonas en Brasil no se detiene, ya complicó también la región comprendida en Bolivia y el mundo entero se enfrenta a un presidente Jair Bolsonaro que es protagonista de declaraciones y reacciones insostenibles. Pero esto no es todo, porque las llamas no sólo amenazan la salud del continente y del mundo: ahora hay otra región en peligro.

Del otro lado del Atlántico, los incendios en África son todavía más extensos. Los focos en el continente negro se concentran en Angola y en la República Democrática del Congo, donde se registran casi 10 mil focos de incendios, según muestran los satélites de la NASA. En la amazonia, los focos activos no superan los 2100.

Según la agencia ANSA, la selva de la cuenca del Congo es identificada como el “segundo pulmón verde” del planeta después del Amazonas y tiene una superficie de unos dos millones de kilómetros cuadrados en varios países, con la mitad de su territorio en la República Democrática del Congo, y el resto en países vecinos como Gabón, Camerún y República Centroafricana.

Tal como ocurre en el ecosistema del Amazonas, en las selvas de la cuenca del río Congo se absorben toneladas de CO2 con santuarios de especies en peligro de extinción, como los elefantes de bosque o los grandes simios. Es decir, una zona de un inmenso valor natural que debe ser preservado. Un estudio de la Agencia Espacial Europea (ESA) detalla que África Subsahariana alberga aproximadamente el 70% del área quemada en el mundo. Esto contribuye con un 25-35% de emisión de gases de efecto invernadero como consecuencia del humo que generan los incendios.

Después de las críticas de la semana pasada por los líderes mundiales y protestas en las embajadas de Brasil contra la administración de Jair Bolsonaro en distintos países, el Gobierno brasileño ha decidido tomar cartas en el asunto para proteger al “pulmón vegetal del planeta“. Desde este domingo dos aviones Hércules C-130 trabajaron en combatir las llamas que están azotando la selva amazónica.

Según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, solamente entre el viernes y el sábado se registraron 1.130 nuevos incendios, que de acuerdo a esta información en su mayoría se han declarado en la cuenca del río Amazonas. Asimismo, el Ministerio de Defensa declaró que los aviones ya comenzaron a echar miles de litros de agua sobre las llamas. Los incendios se han expandido a tal punto, que la ciudad de Porto Velho en el estado deRondonia (noroeste) estaba cubierta este domingo por un fuerte humo.