¿Israel instaló aparatos de espionaje alrededor de la Casa Blanca?

JERUSALEM, ISRAEL - MAY 23: (ISRAEL OUT) In this handout photo provided by the Israel Government Press Office (GPO), Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu speaks with US President Donald Trump prior to the President's departure from Ben Gurion International Airport in Tel Aviv on May 23, 2017 in Jerusalem, Israel. Trump arrived for a 28-hour visit to Israel and the Palestinian Authority areas on his first foreign trip since taking office in January. (Photo by Kobi Gideon/GPO via Getty Images)

Según un informe de prensa, el país asiático colocó escáneres para interceptar comunicaciones de teléfonos celulares.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/09/13/israel-instalo-aparatos-de-espionaje-alrededor-de-la-casa-blanca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T03:06:27-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T03:06:28-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

De acuerdo con un informe que fue rechazado por Israel, este país asiático habría instalado escáneres para interceptar comunicaciones de teléfonos celulares alrededor de la Casa Blanca. “Los funcionarios estadounidenses creen que los israelíes fueron los que probablemente instalaron varios escáneres que imitan las torres de teléfonos celulares para interceptar llamadas y mensajes de texto cercanas y que fueron descubiertos en el centro de Washington en el 2017″, reveló el medio Político.

“Varios exfuncionarios de seguridad nacional le dijeron a Político que el análisis forense realizado por el FBI y otras agencias, vinculaba a los dispositivos con agentes israelíes. Los dispositivos probablemente tenían el objetivo de espiar al presidente Donald Trump, dijo uno de los exfuncionarios, así como a sus principales ayudantes y colaboradores más cercanos, aunque no está claro si los esfuerzos israelíes fueron exitosos”, detalló el informe de prensa. El Estado judío sin embargo, uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos, negó estas informaciones.

Por otro lado, la ONU alertó a Israel que una anexión parcial de Cisjordania carecería “de todo efecto legal”, después de que el primer ministro de ese país, Benjamin Netanyahu, haya prometido este proyecto como parte de su campaña política. “Esta perspectiva sería devastadora para la potencial revitalización de las negociaciones, para la paz regional y para la esencia misma de la solución de los dos Estados, Israel y Palestina“, aseguró Stéphane Dujarric, vocero del ente.

La respuesta de la mayor organización internacional existente llegó luego del anuncio de Netanyahu de la anexión de una sección estratégica de Cisjordania, en caso de conseguir un triunfo en las elecciones del próximo 17 de septiembre. “Cualquier decisión de Israel para imponer sus leyes, jurisdicciones y administración en los territorios ocupados carece de todo efecto legal”, enfatizó Dujarric.

Al ser consultado sobre la reacción del jefe de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el portavoz contestó que “la posición del secretario general está clara. Las acciones unilaterales no ayudan en el proceso de paz“. La promesa de Netanyahu se trata de adherir una parte estratégica de Cisjordania ocupada, especialmente el Valle del Jordán y la parte norte del mar Muerto.

A menos de una semana de unas legislativas fundamentales para el futuro de su primer ministro Netanyahu, la campaña electoral se sigue intensificando en Israel tras un mes de agosto más enfocado en los intercambios de disparos en el límite con la Franja de Gaza y también en la frontera libanesa. De esta manera, los políticos de ese país entran en la recta final antes de que se defina el destino del más longevo de los jefes de Gobierno israelíes.

Asimismo, Netanyahu quiere convencer a los diputados de autorizar la presencia de cámaras en las oficinas de votación con el objetivo de evitar “fraudes” y garantizar la “transparencia” en los votos de los ciudadanos. Sin embargo, para sus adversarios se trata en verdad de un intento de intimidación de los electores que se oponen a su candidatura, sobre todo a la población árabe de Israel. Tanto es así, que muchos lo observan como una estrategia para poner en entredicho un resultado que podría resultarle en contra.