Dos muertos y 200 heridos en protestas iraquíes después de que la policía abriera fuego

Unos 3.000 manifestantes habrían sido atacados por la fuerza de seguridad cuando intentaron cruzar hacia la Zona Verde.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/01/dos-muertos-y-200-heridos-en-protestas-iraquies-despues-de-que-la-policia-abriera-fuego/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-01T20:35:49-03:00">octubre 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-01T20:46:01-03:00">octubre 1, 2019</time></a>

Al menos dos personas murieron y 200 resultaron heridas en enfrentamientos en Irak el martes cuando las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos, cañones de agua y fuego vivo para dispersar las manifestaciones sobre el desempleo, la corrupción y los servicios públicos deficientes, informó Reuters. La protesta principal tuvo lugar en Bagdad, con algunas manifestaciones en otras áreas.

Una declaración del Gobierno y un portavoz del ministerio de salud dijeron que una persona murió y que 40 miembros de las fuerzas de seguridad estaban entre los heridos. No informaron dónde tuvo lugar la muerte. Fuentes policiales en la ciudad sureña de Nassiriya dijeron que un manifestante allí fue asesinado a tiros. La declaración oficial culpó a “grupos de incitadores de disturbios”.

Además, el Gobierno indicó que las fuerzas del orden estaban trabajando para garantizar la seguridad de los manifestantes pacíficos. En Bagdad, la policía abrió fuego en el aire cuando unos 3.000 manifestantes intentaron cruzar un puente que conduce a la Zona Verde fortificada, que alberga edificios gubernamentales y embajadas extranjeras.

Reuters consignó que varias personas tenían sangre cubriendo sus rostros. Las ambulancias se apresuraron a transportar a los heridos. Las fuerzas de seguridad bloquearon las carreteras y utilizaron granadas de aturdimiento y cañones de agua para hacer retroceder a las multitudes. Los manifestantes se negaron a irse y los policías decidieron abrir fuego contra los civiles.

Desde que se produjeron protestas similares pero más mortales el año pasado, la ira pública ha disminuido por la escasez crónica de oportunidades de trabajo, electricidad y agua limpia. Los iraquíes culpan a los políticos y funcionarios por la corrupción endémica que impide que Irak se recupere después de años de conflicto sectario y una guerra devastadora para derrotar al Estado Islámico.

“Este no es un Gobierno, es un grupo de partidos y milicias que destruyeron Irak”, dijo un manifestante que se negó a dar su nombre por temor a represalias. Los paramilitares musulmanes chiítas conocidos como Fuerzas de Movilización Popular desempeñan un papel importante en la política iraquí y tienen representación en el parlamento y el Gobierno.

El primer ministro, Adel Abdul Mahdi, que presidió la reunión semanal del gabinete el martes, emitió un comunicado prometiendo empleos para los graduados. Dio instrucciones al ministerio de petróleo y otros organismos gubernamentales para comenzar a incluir una cuota del 50% para los trabajadores locales en los contratos posteriores con empresas extranjeras.