La China comunista festejó su 70° aniversario exhibiendo su imponente poderío militar

La marcha incluyó misiles nucleares, aviones de ataque supersónico y armas de todo tipo de calibre.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/02/la-china-comunista-festejo-su-70-aniversario-exhibiendo-su-imponente-poderio-militar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-02T02:05:06-03:00">octubre 2, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-02T02:05:07-03:00">octubre 2, 2019</time></a>

La China comunista festejó este martes el 70° aniversario de la fundación de la República Popular con un desfile en el que exhibió todo su imponente poderío militar. La marcha tuvo lugar mientras que en la región autónoma de Hong Kong las movilizaciones pro democráticas incrementaron su violencia cuando un policía le disparó a un activista a corta distancia. “Ninguna fuerza puede detener el progreso del pueblo chino”, aseguró el presidente chino, Xi Jinping, ante las cámaras de la televisión nacional.

El cortejo incluyó camiones que llevaban misiles nucleares para evitar las defensas de Estados Unidos, aeronaves no tripuladas de ataque supersónico y sinfín de armas de todo tipo de calibre. Lo cierto es que Pekín quiere desplazar al país norteamericano como el poder dominante en la región del Pacífico y busca hacer valer su poderío en situaciones conflictivas como las del Mar del Sur de China, Taiwan y Hong Kong, entre otras.

Por otro lado, después de más de un año de guerra comercial, el Gobierno de China sostuvo el pasado jueves que adquirió cantidades “considerables” de carne de cerdo y soja a Estados Unidos, unos dichos que fueron asimilados como un gesto de distensión hacia Washington. “Recientemente, empresas chinas encargaron productos agrícolas estadounidenses y concluyeron una compra de soja y cerdo en cantidades considerables”, afirmó el ministro chino de Comercio, Gao Feng, en una charla con la prensa.

“China y Estados Unidos se complementan en materia agrícola y la cooperación que podemos llegar a tener es grande”, agregó Gao. El gigante asiático, principal consumidor internacional de carne de cerdo, es víctima del incremento de los precios por una epidemia de peste porcina africana que está diezmando a su ganado. China es además el primer importador a nivel mundial de la oleaginosa, que es utilizada mayormente para alimentar a los animales. Sin embargo, suspendió sus importaciones desde la nación norteamericana a principios de año por la suba de los impuestos.

Estados Unidos y China no rubricaron una tregua, aunque decidieron poner paños fríos en su disputa comercial el pasado 11 de septiembre en momentos en los que ambos gigantes se disponen a reanudar las negociaciones a principios del mes que viene. El presidente del país norteamericano, Donald Trump, anunció anteriormente que aplazará hasta el 15 de octubre el alza de aranceles contra productos chinos por 250 mil millones de dólares “en señal de buena voluntad”.

“A pedido del viceprimer ministro de China Liu He y ante la celebración, desde el 1° de octubre, del 70° aniversario de la República Popular de China, hemos acordado, en señal de buena voluntad, aplazar el aumento de derechos aduaneros (de 25% a 30%) sobre los productos (chinos) equivalentes a 250 mil millones de dólares hasta el 15 de octubre”, posteó en su Twitter el mandatario norteamericano. La nación asiática había anunciado previamente la cancelación de aranceles contra 16 categorías de productos estadounidenses, un “gesto importante” según Trump.

“Los negociadores de China y Estados Unidos reanudarán las conversaciones comerciales en Washington a principios de octubre”, había dado a conocer días atrás el Ministerio de Comercio del país asiático. Las nuevas negociaciones, que tendrían que haber comenzado este mes, llegarán luego de que ambos países se hayan impuesto mutuamente aranceles adicionales desde el 1° de septiembre pasado.