Crisis política en Perú: Martín Vizcarra juramentó a su nuevo gabinete ministerial

Fuente: Presidencia Perú

Entre ellos destacan Vicente Zevallos, como jefe de gabinete y Gustavo Meza Cuadra, canciller.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/03/crisis-politica-en-peru-martin-vizcarra-juramento-a-su-nuevo-gabinete-ministerial/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T17:51:24-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T17:54:12-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

Tras el escándalo político en el Gobierno peruano debido a la disolución del Congreso, que llevó a su vez a este órgano a destituir al presidente Martín Vizcarra, la situación se ha volcado en favor de este último, quien este jueves nombró a sus nuevos ministros entre los que destaca un ex fujimorista. Sin embargo, los parlamentarios cesados continúan denunciado que todo se trató de un “golpe de Estado” orquestado por el mismo Vizcarra.

El presidente en funciones tomó su primera decisión después de disolver el lunes el Parlamento, al nombrar a 19 ministros. Entre ellos destacan: Vicente Zevallos, jefe de gabinete; Francesco Petrozzi, titular de Cultura; y Gustavo Meza Cuadra ministro de Exteriores, quien jugó un rol determinante en el juicio por los límites marítimos que Perú le ganó a Chile en La Haya en 2014.

Ya sin poder y fuera del Parlamento, los diputados cesados han decidido pedir por elecciones presidenciales anticipadas, algo que ellos mismos rechazaron cinco días antes de la disolución del Congreso. En el medio de la polémica, la fujimorista Rosa Bartra comparó al mandatario peruano con el fallecido expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, además que calificó lo ocurrido como un “golpe de Estado”.

“No se dan cuenta que Hugo Chávez se ha reencarnado en Martín Vizcarra“, declaró Bartra, citado por la agencia NA. Fue incluso ella misma quien lideró la moción para evitar elecciones anticipadas en abril de 2020. Invocando a sus facultades constitucionales y el rechazo del voto de confianza de su Congreso, Vizcarra decidió disolver el máximo órgano legislativo de Perú.

El objetivo del presidente, que no lleva la bandera de ningún partido político, pero sí la de la lucha contra la corrupción, era renovar el Parlamento, que era de mayoría fujimorista. Muchos de estos diputados han sido criticados por proteger a funcionarios y magistrados investigados por presuntos delitos de corrupción. Sin embargo, las acciones de Vizcarra han sido calificadas de ilegitimas, por lo que Comisión Permanente del Congreso pidió al Tribunal Constitucional que resuelva la situación.

Algunos de los parlamentarios que rechazaron la propuesta de adelantar las presidenciales, ahora sienten que es la solución para resolver la crisis política. Tal es el caso de Pedro Olaechea, presidente de la Comisión Permanente. “La única manera de resolver esta crisis está en la Constitución. Hoy día nos vamos todos y llamamos a elecciones. Si tengo que ser yo quien convoque a elecciones, lo haré” dijo Olaechea el miércoles.

Nos vamos todos“, había propuesto Vizcarra para solventar el conflicto de los poderes del Estado que data desde hace tres años. Ahora el nuevo Congreso cumplirá sus funciones hasta julio de 2021, así completará el quinquenio después de haber sido disuelto, según lo estipula la Constitución. A pesar del caos político, las actividades comerciales se han desarrollado normalmente en todo el país.