Insólito: EE.UU. quiere hacerle pruebas de ADN a los inmigrantes procedentes de México

Todavía no se sabe cómo será el sistema ni cuáles son sus objetivos, pero la regulación puede entrar pronto en vigor.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/03/insolito-ee-uu-quiere-hacerle-pruebas-de-adn-a-los-inmigrantes-procedentes-de-mexico/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T04:04:54-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T04:04:55-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

Estados Unidos quiere imponer pruebas de ADN en su frontera con México, según reveló una fuente del Departamento de Seguridad Nacional tras conocerse denuncias en contra de un grupo de inmigrantes a los que se los acusa de hacerse pasar por familiares de unos menores de edad para mejorar sus posibilidades de conseguir asilo. “Estamos buscando expandir la recolección de ADN a todos o casi todos los inmigrantes detenidos en Estados Unidos o que cruzan la frontera ilegalmente”, aseguró un funcionario de alto rango de esa cartera en una charla con la prensa.

Todavía se desconoce cómo será el sistema y qué objetivos tiene, pero la regulación, que está siendo revisada por el Departamento de Justicia, puede ingresar en vigor dentro de poco tiempo. Hay que recordar que en una polémica intervención en el Congreso, Mark Morgan, director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), solicitó en abril pasado una reforma legal que complique el arribo de inmigrantes indocumentados al gigante norteamericano.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció además hace unos días que mantendrá hasta el 2020 a 5.500 militares desplegados en la frontera con México para que colaboren a evitar la entrada de migrantes indocumentados. Esta resolución se conoció apenas una semana más tarde de haber confirmado canalización de 3.600 millones de dólares para la construcción de un muro en el mismo límite con el país vecino.

“El Departamento de Defensa proporcionará hasta 5.500 personas para apoyo de infraestructura, soporte operacional, apoyo en detección y monitoreo y apoyo aéreo”, precisó el teniente coronel Chris Mitchell, portavoz del Pentágono. “El despliegue, que se inició hace cerca de un año, fue aprobado por el secretario de Defensa, Mark Esper, para el siguiente año fiscal, que inicia el 1° de octubre. Cerca de 2.900 soldados en activo y 2.000 reservistas operan actualmente en la frontera”, agregó.

Asimismo, Mitchell sostuvo: “El empleo de personal militar para reforzar una operación civil de detención de decenas de miles de personas que tratan de ingresar al país de manera ilegal cada mes no ha tenido un impacto significativo en la preparación de los militares estadounidenses. Estas misiones pueden llevarse a cabo sin afectar indebidamente la preparación militar de las unidades y están condicionadas a la disponibilidad de los fondos necesarios”.

México, por su parte, convocó a mediados de agosto a los países de Iberoamérica a aglomerarse en un frente contra la xenofobia. El llamada fue lanzado por el canciller del país norteamericano, Marcelo Ebrard, durante un encuentro con diplomáticos de una veintena de naciones latinoamericanas, más España y Portugal. Además en el acto, el diplomático recordó la matanza de El Paso (en Texas, Estados Unidos), donde un atacante asesinó a 22 personas, entre ellas ocho mexicanos.

“Esa masacre representa un punto de inflexión en la protección de las comunidades hispanas en Estados Unidos, ya que se trata de un atentado terrorista doméstico, sustentado en un discurso de xenofobia en contra de nuestros pueblos. Desde nuestro punto de vista, el principal promotor del siguiente golpe se llama silencio”, resaltó Ebrard, quien invitó a planificar una estrategia conjunta en contra de la xenofobia.