Pese al estado de excepción, Ecuador continúa inmerso en una crisis social insostenible

Fuente: NA/AFP.

Los transportistas siguen de paro sin importarles el estado de excepción.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/04/pese-al-estado-de-excepcion-ecuador-continua-inmerso-en-una-crisis-social-insostenible/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-04T17:43:13-03:00">octubre 4, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-04T19:29:17-03:00">octubre 4, 2019</time></a>

Después de la decisión del Gobierno de Lenín Moreno de eliminar los subsidios a los combustibles, Ecuador ha vivido horas de tensión debido a las manifestaciones que reflejaron la molestia social ante la medida del presidente. Unos 35 heridos y más de 350 detenidos, según las autoridades, fue el resultado de la jornada de este jueves. Aunque en la tarde de la víspera, Moreno declaró el estado de excepción, este viernes el transporte público se paralizó y las escuelas se vieron vacías.

En la segunda jornada consecutiva de protestas sociales, Moreno enfrenta horas críticas frente a los ciudadanos enojados por su última imposición. Además, sus detractores han instado al pueblo a expresar su rechazo a la “criminalización de la protesta“. A su vez, los transportistas han decidido mantener la medida de presión de paro, sin importar el estado de excepción.

“No queremos desestabilizar el país, pero lamentablemente en este momento lo que se está tratando es de sobrevivir”, declaró a la prensa el presidente de la Federación Nacional de Transportistas Pesados, Luis Vizcaíno. “Si se logra bajar un poco las tarifas del combustible creo que puede haber una salida para que al Ecuador vuelva la paz”, agregó, según consignó la agencia NA.

Por la medida de fuerza de los transportistas, las Fuerzas Armadas han tenido que habilitar sus vehículos para ayudar a que los ciudadanos se puedan movilizar. Ni taxis, micros o colectivos están circulando. Además, debido al fuerte conflicto el Gobierno ha suspendido hasta nuevo aviso las clases. La medida de excepción fue declarada por 60 días y podría ampliarse a 30 más. Esto habilita a los militares a estar en las calles para evitar protestas y controlar la ciudad.

“Con el estado de excepción se está logrando el propósito fundamental, el cual es restablecer el orden y la paz social”, dijo el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, en rueda de prensa este viernes en la casa presidencial. El descontento social es causa del alza del 123% en el precio de los combustibles y la quita de los subsidios a los mismos. Fue una medida tomada con base en un acuerdo al que llegó Moreno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), duramente criticado por la oposición, ya que ha sido considerado como una disposición impopular.