Bolivia registra una inflación negativa de 0,08%

Imagen tomada de las redes sociales.

El desempleo bajó a niveles mínimos el año pasado.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/05/bolivia-registra-una-inflacion-negativa-de-008/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-05T22:03:57-03:00">octubre 5, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-05T22:15:36-03:00">octubre 5, 2019</time></a>

Bolivia registró en septiembre una inflación negativa de 0,08%, la segunda tasa más baja del año, informó el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE). La acumulada hasta el tercer trimestre alcanzó 1,46%, mientras que la tasa anualizada se ubicó en 2,26%. Bajaron los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,29%), eso se reflejó en la última medición.

El estatal Banco Central de Bolivia (BCB) proyectó que este año la inflación cerraría en torno al 3,5%, mientras que el crecimiento de la actividad económica se ubicaría alrededor del 4,5%. Los organismos internacionales redujeron su previsión al 4%. Durante el año 2018, el Producto Interno Bruto (PIB) de ese país aceleró su crecimiento y cerró con un aumento del 4,7%.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el incremento corresponde a los resultados obtenidos en los años anteriores, cuando el crecimiento del PIB alcanzó el 4,3% y el 4,2% para 2016 y 2017, respectivamente. Los resultados se obtienen pese al contexto regional desfavorable, en el que la actividad económica no termina de despegar.

En cuanto al comportamiento de los precios, la CEPAL destacó al cierre de 2018 que la inflación acumulada de noviembre se ubicó en 1,16%, conforme a los datos públicos del Banco Central de Bolivia, cifra muy por debajo a la inicialmente prevista por la propia entidad que la situaba en el 4,5% al inicio del ejercicio, y que a mediados de ese año la situó en 3,5%.

Los datos de empleo muestran una evolución favorable. A mediados de 2018, el mínimo histórico en la tasa de desempleo pasó del 4,54% al 4,2%, según datos del Ministerio de Planificación del Desarrollo. La inversión pública, unida a la política social redistributiva de las ganancias, la recuperación del precio de los hidrocarburos y el excelente comportamiento agrícola fue la clave, indicó CEPAL.