La oposición ganó las legislativas en Kosovo después de 10 años

Imagen tomada de las redes sociales.

Los exjerarcas guerrilleros fueron desplazados.
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/06/la-oposicion-gano-las-legislativas-en-kosovo-despues-de-10-anos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-06T20:49:45-03:00">octubre 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-06T20:54:51-03:00">octubre 6, 2019</time></a>

Kosovo eligió el domingo a la oposición para tratar de solucionar su conflicto con Serbia, una de las principales fuentes de inestabilidad en Europa. Escrutadas las tres cuartas partes de los votos, la fuerza de izquierda Vetevendosje se alzaba con 25,9% de votos, y la centroderecha LDK, con 25,3. Aventajaban a los dos partidos de la coalicion gobernante: el PDK con 21,4% y el AAK con 11,7%.

Después de una década desde la declaración de independencia nunca reconocida por Serbia, la oposición desalojó a los exjefes guerrilleros que dirigían Kosovo, según cifras de la comisión electoral. “Aceptamos el veredicto del pueblo. El PDK pasa a la oposición”, dijo el líder del principal partido del grupo gobernante, Kadri Veseli. En total, 1,9 millones de electores, muchos en el extranjero, fueron llamados a votar.

Veinte años después de la última de las guerras que condujeron a la desintegración de Yugoslavia (1998-1999, con 13.000 muertos), Belgrado sigue sin reconocer la independencia proclamada en 2008 por su otrora provincia, con una población albanesa en su mayoría. El veto de Rusia y de China niega la posibilidad de entrar en la Organización de las Naciones Unidas.

Las relaciones entre Pristina y Belgrado sufren picos de tensión esporádicos y suponen un obstáculo importante para su acercamiento con la Unión Europea, con la que Serbia está negociando la adhesión. Son 1,9 millones de kosovares y existe un descontento que resultó fatal para los “partidos de la guerra”, dirigidos por excomandantes de la guerrilla independentista.

En 2018, dejaron de lado sus divergencias para mantenerse, por poco, en el poder. Esta vez, el PDK (Partido Democrático de Kosovo), del presidente Hashim Thaçi, y el AAK (Alianza por el futuro de Kosovo), del primer ministro saliente Ramush Haradinaj, están divididos. Los ganadores de este domingo podría expulsar a los exjerarcas de la guerrilla del poder y abrirse al diálogo que anhela el bloque europeo.