El autor del atentado en Halle admitió que lo hizo por motivos antisemitas

Fuente: AFP

En el video del ataque se refiere a los judíos, mujeres, negros y extranjeros turcos como "cucarachas".
<a href="https://elintransigente.com/mundo/2019/10/11/el-autor-del-atentado-en-halle-admitio-que-lo-hizo-por-motivos-antisemitas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T16:04:29-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T16:04:30-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

Un hombre vestido con uniforme militar, portando un casco en la cabeza, intentó ingresar a una sinagoga en la ciudad alemana de Halle, en el estado de Sajonia-Anhalt el pasado miércoles. El ataque terminó con la vida de dos personas, pero pudo haber sido una masacre. Stephan Balliet, de 27 años, no logró ingresar dentro del templo. Al no poder realizar su objetivo principal, disparó con un fusil de asalto en los alrededores.

Balliet se declaró este viernes culpable del atentado que ocurrió este miércoles. Además, confesó su motivación extremista y antisemita para llevarlo a cabo, según informó ARD. “Sería absurdo negar lo sucedido y mi cliente lo ha hecho”, dijo su abogado, Hans-Dieter Weber. El autor del trágico tiroteo grabó sus acciones con una cámara GoPro y trasmitió el video en vivo a través de la plataforma de streaming Twitch.

En su grabación se refería a los judíos, mujeres, extranjeros turcos y negros como “cucarachas“. Esto dejaba en claro su motivación de extrema derecha y antisemita. Igualmente a su abogado le contó sobre su tétrica y peligrosa concepción de los demás. “En su visión del mundo, la culpa es de los otros, fuerzas que trabajan en secreto, pero tan influyentes que interfieren en la política”, explicó Weber sobre la posición de Balliet.

La Fiscalía General de la ciudad de Karlsruhe imputó al acusado por doble asesinato, nueve cargos por intento de asesinato y por los heridos que dejaron sus acciones realizadas en un día sagrado para el judaísmo, la celebración del Yom Kipur. Una vez que finalice el juicio será trasladado a la presión de Halle. El fiscal general alemán, Peter Frank, reconoció que Baillet planeaba una “masacre”. En el momento del ataque había entre 70 y 80 personas en la sinagoga.

El fiscal considera que la intención de transmitir en vivo y directo sus actos hubiese tenido una “repercusión global”. Una de las interrogantes que resta por aclarar es si contaba con el apoyo de organizaciones extremistas y cómo consiguió la cantidad de 4 kilogramos de sustancias explosivas que hallaron en su vehículo. Además, Baillet tenía una impresora 3D, que la policía considera pudo utilizar para crear sus propias armas.